miércoles, 5 de mayo de 2010

Carta a mi suegra

DarkisX a las 5:55 p. m.
009. Carta a mi suegra. Colección Albor. Waldylei Yépez.doc

“A veces suceden cosas extrañas, fuera de lo ordinario, que producen bruscos movimientos en nuestra vida abriendo así la posibilidad de cambiar el parecer que ya tenemos sobre el mundo. Por supuesto, esto depende de la decisión que tomemos, ya que al final sólo nosotros podemos elegir lo que es mejor para nosotros mismos. Aprender siempre es una opción, podemos tomarla o no.”

Terminaba de escribir esas líneas cuando se aparece ante mí una chica de veintitantos años. Se presenta y me pregunta si yo soy “la chica que escribe”. Le contesté en tono de broma que a veces escribía, sobre todo cuando me veía obligada ante los exámenes de la Facultad y reí. Entonces me mostró unas impresiones que había hecho, me preguntó si era la autora y asentí.

- He estado buscándote… -. Me dijo.

Me preguntó si tenía tiempo para platicar y le dije que sí. Se sentó entonces a mi lado, pero en ese sitio no había banquitos así que terminamos ambas sentadas en el piso.

- ¿Cómo hiciste para encontrarme? -. Pregunté.

- No me fue fácil, pero digamos que seguí muchas “señales” que me trajeron a esta Facultad -.

Yo no sabía qué pensar.

- Vine hasta aquí porque necesito tu opinión acerca de algo que es importante actualmente para mí -.

- ¿De qué se trata? -.

- Quiero contarte una historia… -. Comencé a escucharle atentamente. - Hace unos años atrás, en mi último año de secundaria, conocí a una muchacha que para efectos de esta conversación llamaré Carla. Ella se veía muy buena persona, con aires de ingenuidad, y además muy inteligente. Trabajamos juntas en muchas ocasiones ese último año, y cierto día estando trabajando en mi casa conoció a mi hermano Anselmo. Ambos se hicieron amigos y terminaron enamorados, después se hicieron novios a escondidas. Siempre me mantuve al margen de las cosas. Más que una amiga para Carla, yo siempre fui su compañera de clases y jamás le hablé a él de ella o viceversa, mi pensamiento era de dejar que ellos vivieran su noviazgo y yo totalmente apartada del asunto. Ella se ilusionó tanto con él que planeó un futuro a su lado incluso, aún siendo menor de edad. Creo que la chica aún creía en príncipes azules. Lo que ella no sabía era que mi hermano se iría a otra ciudad a estudiar su carrera, y tampoco sabía la clase de arpía que quería tener como suegra…-.

- ¿Arpía? ¿Hablas de tu madre? -.

- Sí, hablo de mi madre -. Quedé totalmente desconcertada. - Ella no iba permitir que por nada del mundo su hijito se enredara con cualquier “ofrecida”, porque él tenía un “futuro prometedor” y toda mujer que pudiera encontrar seguro sería una “regalada” sin valor. De alguna manera, ella supo que Carla y Anselmo se veían, y aunque ya sabía que ella era mi compañera de clases, al enterarse de su interés por Anselmo la etiquetó de “loca” (regalada) y en su “enemiga”. No iba permitir que “esa mujer” dañara el futuro de su querido hijo -.

- Ehmm, no es por nada… pero tu mamá es una mujer un tanto “especial”…-.

- Muy “especial”… Llegó a convencer a Anselmo para que se fuera antes, meses antes de comenzar su carrera, con tal de que no viera a Carla… -.

- Espera, espera… -. Le dije. - ¿Por qué me cuentas estas cosas a mí? Apenas llevo minutos viéndote y me cuentas toda una vida… ¿Por qué yo? Me desconcierta totalmente. No sé, tengo la impresión de que estas cosas sólo las dices a las personas de más confianza, no a la primera que vez en la calle. No dices hola qué tal, para luego contar toda la tragedia de una vida…-. Aquello me parecía una exposición demasiado violenta de información que a mí no me competía saber.

- Tú misma has dicho que a veces necesitamos de un desconocido con quién desahogarnos, alguien que no nos conozca para poder comentar todo sabiendo que esta persona en verdad no sabe exactamente de quién hablamos, no emitirá un juicio, ni siquiera conocerá los rostros… -. Con esas palabras me calló totalmente, al menos ya sabía que sí había leído alguna publicación.

- Está bien, continúa… -. Asintió.

- No lo dejó tan siquiera despedirse de ella, temía que “esa mujer” pudiera “engatusarlo” y hacer que él “renunciara a su futuro”. Hay que admitir que él era incapaz de enfrentarse a su madre, y seguía sus órdenes sin poner trabas. El día después que Anselmo se fue (o que ella hizo que se fuera), Carla llegó a mi casa toda sonriente y yo la atendí, no sabía cómo decirle que Anselmo se había ido a otra ciudad. Con un aire de ingenuidad me preguntó que si mi madre estaba en casa, yo me extrañé y pensaba: “Si la conocieras de verdad, ni preguntarías por ella”. Me dijo: “le escribí una carta a mi suegra”. Por dentro pensaba: “¿Suegra? Si esa mujer no te puede ver ni en pintura”. Aún recuerdo cuán animada estaba, después sacó la carta y me la leyó porque quería mi opinión sobre ella. Intenté advertirle sobre mi madre, pero precisamente iba saliendo y se encontraron en la puerta. Carla intentó saludarla con una sonrisa, y ella “se la comió viva” diciéndole tantas cosas empezando por su culpabilidad al querer “perjudicar a su hijo” hasta llamarla “loca”. La insultó bastante feo y la pobre salió corriendo, me quedé reclamándole a mi madre el que no tenía derecho a decirle esas cosas a esa pobre muchacha. Cruzamos algunas palabras y me fui corriendo por la misma vía de escape de Carla, al doblar la esquina la vi parada cerca de un basurero y estaba quemando la carta que iba destinada a “su suegra”, la miraba consumirse poco a poco hasta que lanzó el papel en llamas al piso donde terminó de quemarse y prosiguió su camino. Decidí no seguirla, la pobre ya tenía bastante con la insultada que se había llevado y saber que mi hermano se había ido, porque mi madre se lo dijo a gritos. No volví a saber de ella -.

- Qué triste y qué rabia con tu mamá, ¿Cómo es posible que se haya comportado de esa manera? Es totalmente reprochable -.

- Lo es. Aún pienso en Carla y me da tristeza, ella iba con la mejor de las intenciones y se consiguió a una arpía… -.

- Sí. Ahora, yo no podría decir nada al respecto, además son cosas que pasaron hace años ¿no? -.

- Sí, sí. Hace algunos años, pero el asunto que me trae a ti no es la situación tan terrible que protagonizaron estas personas, sino la carta de Carla…-.

- ¿Y eso qué tiene que ver conmigo? -.

- Resulta que ese día antes de salir a recibirla yo estaba estudiando unas cosas de un curso, como a mí me cuesta mucho retener las clases teóricas me valía de una grabadora para grabar toda la clase y después escucharla una y otra vez. Ese día yo llevaba mi grabadora en la mano, y no sé cómo pero puse a grabar instantes antes de que Carla comenzara a leer y terminó a la mitad de los insultos de mi madre. Me di cuenta horas después, y al escuchar la carta una y otra vez me dio mucha rabia al punto de que busqué a mi madre y molesta la obligué a escuchar la carta, y después la hice responsable de amargar a una chica idealista, porque con su actitud lo único que había conseguido es que Carla se decepcionara de esa visión bonita que tenía. La he culpado todos estos años de ello. Necesito que escuches la carta, después de tanto tiempo aún la llevo conmigo… -. Buscó la grabadora y la hizo andar, me pidió escuchar con atención.

Al acabar de escuchar no hice comentario alguno.

- Todos estos años me he preguntado una y otra vez si Carla seguía siendo así, o se habría decepcionado tanto hasta convertirse en una arpía como “su suegra”. Porque, lamentablemente, tendemos a cerrarnos cuando nos vemos heridos por culpa de nuestra ingenuidad. Comenzamos a ver culpables en todos lados, nos volvemos “realistas” y contemplamos al mundo con su cruda realidad, el idealismo se acaba, la ilusión se convierte en desilusión. Me pregunto si Carla encontró a esa suegra que tanto quería, o si la descarga de mi madre dañó la figura de que “la buena suegra sí existe”. Me he hecho tantas preguntas…-.

- A menos que sea Carla quien responda, no tendremos certeza de qué fue lo que pasó en realidad…-.

- Eso es cierto. ¿Sabes? Yo siempre fui de ser “realista” ante las cosas, el príncipe azul no existe y mucho menos la suegra que es buena. He tenido muchos problemas con la mía, es una arpía igual que mi madre porque aún es así con su nuera actual, porque mi hermano se enamoró en esa otra ciudad e incluso se casó y cada vez que puede mi madre “se la come viva” diciéndole un montón de cosas, o habla de ella a sus espaldas con sus amigas… Y es probable que lo mismo me pase a mí, que mi propia suegra hable a mis espaldas y eso es terrible… Creo que, a pesar de todo, alguien debe ser diferente en este mundo, Carla lo era al menos. Me niego a pensar que era la única… ¿Tú qué crees? ¿Te has encontrado con una persona así? -.

- Yo no puedo saber cómo es cada persona en el mundo, pero si Carla era así es probable que otras personas, aunque sea un poquito, lo hayan sido o lo sean. Creo que aún los idealistas existen… o por lo menos, quiero creerlo…-.

- ¿Puedo hacerte una petición? -.

- Dime -.

- Publica la carta de Carla, intenta que la gente vea cómo era. Yo no sé si aún es así, pero al menos lo fue. Quizás algunos se burlen, pero si existen personas que fueron o son así, a ellas les llegará su carta. Tal vez muy en el fondo de mi ser se guarde un poquito de eso, probablemente por ello guardé esta grabación tantos años. Y así, aunque no exista nadie más como Carla, al menos espero que un día ella sepa que yo la mantuve presente, y que sus palabras son el único hilo que me queda del idealismo que casi se perdió en mí. Que me aferro a sus palabras para seguir creyendo. Dile eso, por favor -.

Asentí y la chica se levantó de su asiento. Me extendió su mano y se retiró. Me quedé con una extraña sensación pero cumpliría con mi palabra. He aquí la carta a mi suegra:

Querida suegra,

En primera me gustaría decirle que lo de “querida” es muy real, que no se trata de un formalismo cínico o por intentar ser diplomática, que no se trata de que tan sólo pongo esa palabra para que esta carta se vea “más adornada”. La belleza de una carta reside en sus sencillas palabras que han salido del corazón… la presente, ha salido de mi corazón ¿Cursi? Posiblemente, pero así soy.

Nunca antes me había enterado de que alguien le escribiera a su suegra, quizás muchas personas han escrito una carta como ésta y después la han guardado.

¿Por qué una carta? Porque no encuentro otra manera de conversar con usted por ahora, pero me gusta pensar en el momento en que ambas podamos sentarnos hablar como amigas. Sí, como amigas. Y no de esas amigas en palabras, que no están cuando uno más las necesita sino de las buenas amigas que sí se encuentran.

Amigas, pero no una amistad condicionada o condenada acabar cuando mi relación con su hijo acabe, de ser ése el caso. Porque aunque yo hoy quisiera una relación perdurable, y esté comprometida a ello, su hijo sigue siendo libre para decidir cuál es su felicidad y con quién. Si comenzamos condicionando hoy nuestra amistad, no sería una amistad real. Comúnmente a una amiga no se le habla en términos de usted, sino que se tutea, yo preferiría seguir con el usted porque es lo que me nace hacer, es muestra de mi profundo respeto y consideración. Admiro su fuerza y fortaleza de madre, admiro a las madres que como usted dan todo de sí por sus hijos. Desearía tener su temple cuando a mí me corresponda ejercer ese papel. Desearía estar cerca para observar y aprender de esos rasgos que le caracterizan, y de los cuales yo carezco porque aunque no deseo cambiar mi personalidad que es propia, también es cierto que puedo tomar actitudes que me convertirían en un ser más completo, porque la vida es un constante aprendizaje.

Me gustaría conversar y pedirle flexibilidad, porque aunque seamos amigas no somos iguales, por ello no cocinaré, no lavaré ni plancharé como usted lo haría para su hijo, pero eso tampoco implica que haga todo mal. Por el contrario, más que una critica destructiva, lo que necesito es de su enseñanza, de su buena voluntad y sé que siendo amigas eso se puede lograr, porque las amigas se comprenden. Lo que corresponde al cariño es cariño, a la buena voluntad es buena voluntad y al respeto el mismo respeto. Siendo buenas amigas, sabríamos estas cosas sin siquiera decirlas muchas veces.

Un deseo probablemente demasiado idealista, es que mi suegra me vea como una hija. No le pediré eso, puesto que no lo soy. Pedirle ese nivel de comprensión está fuera de lugar, sin embargo, no miento al decir que el respeto hacia usted es el mismo que siento hacia mi madre. Es verdad lo que escribo.

¿Cómo ser grandes amigas si aún hay mucho que conocer? Eso lo sé perfectamente, no es mi intención presentarme hoy con esta carta y pensar que ya somos las más grandes amigas, mi objetivo es decirle que tengo toda la disposición, que allí está mi mano tendida en señal de amistad que se verá fortalecida en el tiempo, si así ha de ser, a través de la interacción constante. Es por medio del compartir que conocemos a las personas.

No pido una plena confianza, eso es algo que se gana con el tiempo, pero sí pido un voto de confianza que me permita demostrar lo que soy en verdad. Pido no evaluar con premura porque la prisa nos hace equivocarnos, y las amigas se hieren cuando se dicen cosas feas de las cuales se pueden arrepentir luego y este mensaje también va para mí.

Mi poca experiencia de vida y mi falta de conocimiento no me dejan ver ni comprender muchas cosas que es probable usted sí sepa, como aprendiz podría presenciar esas clases sobre la vida y no habría tanta cosa que criticarme, por el contrario, hay mucho que enseñar.

Con tristeza he visto escenas de suegras y nueras que se pelean, se tratan con cinismo, se saludan casi “con el beso de Judas” porque ambas ni se pasan… Eso no lo quiero para nosotras, para mí es muy importante una buena relación con usted, indispensable.

Amo a su hijo y lo respeto mucho, esto también es verdad.

Ahora mi pregunta es: ¿A usted le gustaría ser mi amiga? Sabré esperar por su respuesta.

Con cariño, su nuera.

05/05/2010 06:36 p.m. - 06:58 p.m. - 08:04 p.m.
 
Safe Creative #0901212439155 Safe Creative #0812240119325

Waldylei Yépez by DarkisX.Com.
Copyright © 2001-2014.
Template by Ipietoon