miércoles, 4 de agosto de 2004

, ,

Un placer conocerte

Qué lindo es cuando todo comienza,
qué feo es cuando todo termina,
y cómo duele a veces la vida.

Muchas fueron mis vivencias,
otras tantas mis carencias,
había tanto que desconocía
como el amor que un día sentiría.

No sabía qué era ese sentir,
tampoco qué tanto podría sufrir,
nunca planeé el encontrarte,
nunca esperé conocerte.

Llegaste como un relámpago,
bastante parecido a un tornado,
realmente arrasando con todo.

Hay mucho que agradecer,
hay otro tanto que lamentar,
pero preferí el no pensar
para mi sufrir evitar.

Realmente me enseñaste mucho,
que podía temblar al verte,
que podía amar sin precedentes,
y que también dolería muy fuerte.

Conocí hasta las más fuertes ilusiones,
y los planes hechos a montones,
esa mirada que me movía el piso,
y su influencia sobre mí sin previo aviso.

Muchas cosas llegaron a su fin,
ya es hora de verte partir
sin mirar atrás para verme a mí,
y mi lamento por ti.

Es hora de comenzar de nuevo,
de comienzos está lleno el tiempo.
Fue muy bonito lo que sentí aquí,
fue un placer el conocerte a ti.

Necesito despedirme ahora,
hay mucho camino por recorrer,
y no puede haber inicio sin un fin,
debo parar ya de sufrir.

Esta es mi carta con pocas palabras,
las suficientes y necesarias,
quienes muestran mi razón de seguir
porque tengo toda una vida que vivir.



Waldylei Yépez



Datos del archivo:

012.Un placer conocerte.Colección El Poder de las Letras.Waldylei Yépez.docx
04/08/04

0 comentarios: