viernes, 24 de septiembre de 2004

,

Esperando por ti

[Colección El Poder de las Letras / Mayo 2004- Junio 2005]

Esperando por ti

Dentro de un silencioso cuarto
entra tu voz cuidadosamente,
como una tierna música llega a mis oídos
aquella como un suave soplido.

Cada noche llegas a mí disfrazada de sueños,
rodeada de estrellas luminosas
que te hacen lucir aún más hermosa,
con tu bella sonrisa que palidece las rosas.

Puedo verte y puedo sentirte,
puedo hablarte y puedo guardarte
dentro de este pequeño corazón que es tuyo,
donde el amor puede más que el orgullo.

Muchos obstáculos yacen al frente,
muchos miedos se hacen presentes,
la incertidumbre de no saber si seguirás adelante
pero es necesario que la lucha siempre sea constante.

Vives en cada segundo de vida,
renaces cada minuto vivido,
eternizas cada hora esperada
y aproximas cada momento anhelado.

Cerca o lejos siempre estás aquí,
cada vez de la mano junto a mí,
en cada instante que vivo
tú vives aquí conmigo.

Podría decirte un millón de palabras,
escribir aquellas ciento de letras guardadas,
aquellas diez cosas que quería regalarte
pero de todas ellas ya tienes la más importante.

He escrito tanto para ti,
yo solo quiero que sepas que me tienes a mí,
que cuando me necesites tendrás mi hombro para apoyarte
y mi mano para acompañarte.

Aquí sentado esperando por ti
me quedaré hasta que estés preparada,
estaré esperando ese tren que te traerá a mí,
que me traerá la dicha que tanto pedí.

Muy bien guardadas están tus fotografías
y aquellas letras que me escribías,
mis deseos se hacen más fuertes
aunque te encuentres ausente.

Cada instante que puedo verte,
cada sonrisa que puedo robarte,
cada beso que puedo darte,
cada segundo que puedo amarte.

No te preocupes más, yo estaré allí para defenderte,
no llores más, yo secare tus lágrimas con mis besos,
no temas más, yo permaneceré a tu lado cada momento,
no desmayes ahora, juntos caminemos el sendero.

Toma lo que quieras de mí,
vivamos lo que nos toque vivir,
defendamos nuestro sentir
sin miedo busquemos nuestro porvenir.

Algunos sospechan de lo nuestro,
otros no aceptarán esto,
nos toca luchar por ello
no es justo que nos separen aquellos.

Sigo esperando el tren que te traerá a mí,
necesito el boleto que me sentará junto a ti
para que juntos recorramos el mundo
y se libere el amor más profundo.

0 comentarios: