viernes, 15 de octubre de 2004

,

Alfombra verde

[Colección El Poder de las Letras / Mayo 2004- Junio 2005]

Alfombra verde

Tiempo, el tiempo pasa
lento o rápido nada se atrasa,
la puerta de los días trascurre,
a la calidez del hogar todos recurren.

Los vividos días pasados
presentes en cada retrato,
que durmió con cada ocaso
y se lleno por un abrazo.

La casa de mi vida
en la dicha y la alegría,
las tristezas y los llantos,
la bondad y cada canto.

Arregle la misma los más que pude,
en la sala las visitas
con quienes compartí lo que tuve
entre risas y papitas.

Los cuartos donde se descansa
se piensa y se avanza,
más y más anhelos
aquellos por quienes luche con esmero.

El pasillo, un pleno camino empedrado
donde tropecé con muchos obstáculos
pero ninguno me detuvo en mi ida
ni a la entrada ni en la salida.

La cocina, mi lugar favorito
fue donde mucho aprendí,
allí es donde lo mejor nace
porque con paciencia y amor todo se hace.

La casa de mi vida
la limpié día tras día
mucho polvo quiso entrar
pero sólo lo bueno dejé pasar.

Luego de ver atrás mi pasado,
luego de ver lo que he alcanzado,
luego de ver lo que he caminado,
se me ha dicho que hasta aquí he llegado.

He salido de mi casa de vida,
he llegado al jardín de mi estancia,
estaré debajo de un cielo de hierba
y un lago que en él cuelga.

Sobre mí lluvia derramada
de quienes me apreciaban,
poco a poco pétalos cubren
ese techo de concreto que me recubre.

No llores esta noche,
lágrimas no derroches,
yo estaré alegre
el descanso a mí viene.

Preocuparse por mí esta de más,
yo tengo el boleto a la inmensidad,
sobre una alfombra verde he de viajar
y donde una nube será mi llegar
desde donde yo te he de cuidar.

0 comentarios: