martes, 12 de octubre de 2004

,

Mi niña

[Colección El Poder de las Letras / Mayo 2004- Junio 2005]

Mi niña

Dime qué sucede,
dime qué esta mal,
dime qué acontece,
y por qué tu llorar.

Precioso Ángel caído
sé que mucho has sufrido,
sé que mucho has llorado
y otro tanto has callado.

Tu camino no ha sido fácil,
por allí persona indócil
que no sabe el daño
el que ha causado por años.

Ha querido protegerte
pero no ha visto tu suerte,
porque ha querido aislarte
sin pensar en tu sentir cada instante.

Mimada niña ingenua
luchadora en cada guerra,
emprendedora de nuevos rumbos
has de conquistar a todo mundo.

Has encontrado tu casa
en medio de personas llenas de gracia,
que mucho cariño te tienen
porque eres la niña que ellos quieren.

Sé que es muy difícil tu camino
pero no te detengas frente al destino,
recuerda que en el mundo hay muchas sorpresas
aquellas que alegraran tu tristeza.

El tiempo todo lo puede,
tu lucha incansable nadie detiene,
tu mirada al horizonte debe permanecer
porque triunfadora tú has de ser.

Habrá cosas que no tendrán explicación
pero no detengas tu acción
porque debes seguir adelante
ya que la lucha es constante.

Muchos han sido tus planes
y otro tanto tus anhelos,
recuerda que por algo estás aquí
y por algo tú debes seguir.

No te detengas en un camino lleno de piedras,
las piedras son vulnerables,
se esa gota de río que puede contra ellas,
o se la gaviota que en lo alto vuela.

Mi niña no desmayes
aunque a veces sientas que falles,
porque todos esperan que seas constante,
porque esperan salgas adelante.

No dejes que la tristeza de ti se apodere,
mantén esa sonrisa presente,
mantén ese optimismo creciente,
y mantente de pie por siempre.

0 comentarios: