martes, 14 de diciembre de 2004

,

Hielo

[Colección El Poder de las Letras / Mayo 2004- Junio 2005]

Hielo

No puedes sentir lo que sentí
cuando mi alma se fue de mí,
no puedes saber lo que sufrí
cuando me toco sufrir,
no puedes saber el frío que viví
cuando me fui de mí,
sola en pedazos caí
y sólo quería huir.

Sólo una escarcha perdida
sólo quede vencida
sólo viví en un llanto
sólo en un triste canto.

Hielo sucio y empapado,
hielo vencido y atrofiado,
hielo seco y triste,
hielo muerto y doliente.

No puedo tener un buen día,
no puedo tener ni alegría,
no puedo susurrar un sentimiento,
no puedo ser más que un gran lamento.

Sin evidencias
de una existencia,
sin vida
todo sólo es ira,
sin familia
ni tontas rebeldías,
sin aire
nada se respira,
sin agua
sólo hielo me maltrata,
en hielo me he convertido,
en hielo no habrán caprichos,
en hielo no habrán más cantos
ni una madre con su manto.

El tiempo puede pasar
sólo los demás esperarán su llegar,
para mí no corre más
sólo hielo recorrerá.

Frío y húmedo hielo
toda noche con desvelo,
pues mis ojos ya no cierran
congelados en tormentas,
tormentas que no cesan
y la muerte ya no reza,
parca pasajera
que mi muerte no apetece
pues el sufrimiento le da alegría
consecuencia de mi agonía.

Frío está mi cuerpo
y mis anhelos andan durmiendo,
la pereza ya no existe
vida fría me persigue,
la verdad no me importa
pues la mentira es una torta
que cada día comerás
y pedazos que repartirás o recogerás,
la alegría me es ajena
pues la tristeza me maneja
pues en hielo me colocaron
y sin piedad sola dejaron.

No hay nada mejor
que unas buenas mentiras
aquellas donde quede hundida
por la falta de verdad del día a día,
mentiras que hicieron daño
forzándome a encerrarme
y en hielo convertirme
pues siendo hielo nada me tocará
nada lastimará
pues el corazón rocoso
quedará en un profundo reposo
dejando de latir también
y sin vida un hielo blanco habré de ser.

0 comentarios: