viernes, 11 de febrero de 2005

,

Cero Voces

[Colección El Poder de las Letras / Mayo 2004- Junio 2005]

Cero Voces
(Waldylei Yépez y participación especial de Oscar David Gutiérrez)

La comunicación que existe desde mucho,
el lenguaje desde un principio,
las lenguas desde hace siglos
y los modismos de ahora mismo.

La perspectiva sociolingüística,
las obras de índole artística,
las palabras que hieren
y aquellas que te adhieren.

Todas aclaman lo mucho que hay que decir
pues ni el viento ni el papel lo van impedir,
pero cómo hacer cuando voces no hay
cuando cero voces has de encontrar.

Es normal tener que decir
y a veces tener callar,
es cotidiano el querer impulsar
pues una palabra te hará batallar.

Entre gentes distintas camino mis días
el paso a paso de fe y alegría,
un normal día de luz
por las calles se sube a un autobús
donde miradas inmersas en su mundo van
donde los terceros no podrán entrar
pues sus pensamientos profundos están.

En su primer puesto una pareja
todos pendientes estaban de ella
pues con gestos expresaban ideas
los mismos que no entendía así quisiera,
la voz a ellos no les hizo falta
pues con sus gestos decían todo,
no fue necesario una palabra,
no fue necesario un conjunto de sonidos,
no fue necesario decir mil cosas
pues ellos se entendían,
nosotros fuera de ese mundo estamos
como curiosos sólo quedamos,
las miradas pueden decir más cosas
y son más sinceras que las propias rosas.

La voz que de lo profundo llama
esa voz que sólo existe entre nosotros
es la voz de la conciencia
o quizás la inteligencia
sólo sabemos que comunica
todo aquella que necesita
pues si hay algo que hacer te dirá
durante un día y al siguiente no se ira.

Por las noches de repente
se escucha una voz
tan pura como el silencio
real, clara y hermosa
una voz directa del corazón
sin la mente
pero que ya no suena a voz
suena a latido
tan linda, tan sutil e inocente
es Pablito que habla con la noche
que aún sin un año
puede hablarle a la noche,
y ella que le escucha como un padre a su criatura
pues él tiene mucho que decir
por eso cada palabrita va transmitir.

Hay tantas formas de mandar un mensaje,
aquella llena de sonidos
que lleva consigo suaves soplidos
no es el único medio
pues sin voz aún puedo comunicarme,
cero voces pueden existir
sólo hay que aprender a sentir,
escuchar las palabras de los ojos,
ver los gestos en los rostros
pues aunque podamos hablar muchas veces callamos
pero nuestros ojos y rostros son una gran ventana
sólo hay que mirar hasta donde lo permita el alma,
la vida llena de voces puede estar
pero recuerda que los cero voces allí estarán
merecen el mismo grado de atención
porque son importantes como tú y tu razón.

0 comentarios: