viernes, 24 de noviembre de 2006

Latidos electrónicos

DarkisX a las 7:35 p. m. 0 comentarios
Latidos electrónicos

Waldylei Yépez

www.darkisx.com

2006


Para ti

Alma enamorada del amor

Especial mención y dedicación a:

Mi Editor Estrella Para Éste Texto:

Eduardo Sandoval

Muchas gracias por las guías y comentarios en la revisión preliminar del texto.

Agradecimiento Especial:

David Rodríguez

Gracias por dejarme "jugar" con su ventanita de Messenger para hacer posible las imágenes aquí usadas.

Mi Apoyo, Mi Pilar Reflexivo y Mi Amiga:
Prof. Mirna Yépez.


A Mis Amigas y Amigos.

A Cada Internauta o Cibernauta.

"El Amor crea puentes en lugares que parecen imposibles."

Paulo Coelho

En el amor, nadie puede machacar a nadie; cada uno de nosotros es responsable de lo que siente, y no podemos culpar al otro por eso.

Me sentí herida cuando perdí a los hombres de los que me enamoré. Hoy, estoy convencida de que nadie pierde a nadie, porque nadie posee a nadie.

Ésa es la verdadera experiencia de la libertad: tener lo más importante del mundo sin poseerlo.

.el gran objetivo del ser humano es comprender el amor total. El amor no está en el otro, está dentro de nosotros mismos; nosotros lo despertamos. Pero para que despierte necesitamos del otro. El universo sólo tiene sentido cuando tenemos con quién compartir nuestras emociones.

Once Minutos, Paulo Coelho

Internet es un invento muy positivo y también muy importante pues es el medio del futuro.

La mayoría de gente que se conecta a Internet tiene experiencias positivas. El mundo de Internet, como el resto de la sociedad, está hecho por un abanico muy amplio de personas. Internet es un reflejo de la sociedad. Todo lo que hay en la sociedad, también se encuentra en Internet.

Internet es divertido... Pero no es un juguete.

Internet y sus beneficios, Internet Segura

Preámbulo

Internet es el medio del futuro, como dice la pequeña guía de Navegación Segura , aunque hay que decir que ese futuro comienza en el presente, por tanto, ¿Podríamos decir que es el medio de hoy? De cualquier manera, ya en la actualidad muchas personas saben de su existencia.

Éste quizás sea un material un poco "exclusivo" debido a que es necesaria la experiencia en el uso de correo y mensajería instantánea, como los otros recursos presentes en la Red de Redes.

Comencé a utilizar Internet más o menos a finales del año 2001, aunque mi más "viejo" contacto diga que tiene conociéndome desde el 99. Puedo decir que ha sido una experiencia muy positiva en el recorrer del tiempo, he podido conocer gente de muchos países y diversas ciudades, además fueron mis ciberamigos quiénes más me han apoyado en mis incursiones en las letras.

Hoy, inspirada por el amor y los cibernautas, pongo a tu disposición mis Latidos electrónicos , el cual se basa en la experiencia romántica del mundo virtual con su lado más duro y su lado más dulce.

¿El Amor por Internet existe? Tú sabes la respuesta aquí y ahora.

Acompaña a Gabriela, o Gaby, en su recorrido y en las distintas experiencias que le depara el mundo virtual.

¡Arriba Internautas!

¡Cualquier parecido con la realidad, es mera coincidencia!

Latidos electrónicos

I 

Un nuevo mundo. el Cibermundo

Gaby era una chica inteligente, lo que más le fascinaba era poder aprender todo cuanto pudiese, si era sobre algún aparato electrónico mucho mejor.

Sus padres trataban de enseñarle a manejar todo desde pequeña, pues sus deditos eran inquietos así que antes de dejar que estropeara la radio, el televisor, el VHS,. decidían enseñárselo a manejar. En alguna oportunidad, fueron de visita a la casa de una tía y la encontraron jugando domino con el televisor, en realidad era un monitor lo que tenía en frente junto con una caja a su lado, la niña quedó impresionada con lo que veía y además quería jugar domino, vio que su tía apretaba un par de botoncitos que estaban en una tabla junto a muchos botoncitos más. « ¡Es muy fácil! ¡Quiero jugar! » Se dijo para sí misma bastante entusiasmada. Después, de un gran rato, su tía le dejo jugar un par de veces no sin antes advertirle que estaba frente a una computadora y que era delicada, por tanto, debía tener cuidado al manejarla. Fue la única vez que jugó pues su tía pensaba que ella no "sabía" cómo tratar un aparato de tal complejidad.

En la secundaria le había ido bastante bien, se esforzaba por salir excelente. En un nuevo inicio del calendario escolar una investigación la tomó por sorpresa, no tenía libros ni podía ir a la biblioteca entonces alguien le dijo que fuese al Internet que allí aparecía todo como por arte de magia. Ya había escuchado esa palabra antes, un día pensó en ir a ver una página de un artista que le gustaba pero se quedo en una simple idea, ahora necesitaba ir a buscar una información y así lo hizo. Se encontró con una chica que atendía el sitio de conexión a Internet, ella le ayudó con la tarea asignada. Había prepagado una hora y todo lo consiguió antes de cumplirla, así que el resto del tiempo podría hacer cualquier cosa pero ella sólo sabía mover los dos botones que tocaba al jugar domino hace tiempo, pensó « ¿Qué tan difícil puede ser? » y hundió los botones y nada pasó, « Algo anda mal, no pasó nada, ¿Qué estaré haciendo mal? ». Pero no estaba haciendo nada mal, en realidad, no estaba haciendo nada. Miró de reojo a los usuarios a su alrededor, era la única que estaba frente a una computadora y no hacía nada, « ¡Debo parecer una tonta aquí! », se enfado un poco consigo misma y empezó a espiar qué hacían los demás. Luego pensó: « Tengo que aprender a manejar esto ».

Gabriela tenía una amiga que sí tenía computadora, así que le pidió que le enseñase a manejarla. Su amiga le presto un libro, también le explicó cómo encenderla, no era mucho pero algo es algo y por algo se empieza. Con paciencia le fue explicando, algunas cosas se le dificultaban pero era una guerrera y no se daría por vencida. Entre lo que le decía su amiga, lo que preguntaba en el centro de navegación (o conexión a Internet) y lo que leía en el libro pudo entender muchas cosas, lo que más le ayudaba era su entusiasmo en el tema. Había comprendido qué era una carpeta, archivo, icono, acceso directo, barra, menú, propiedades, copiar, cortar, pegar,. Aunque estaba consciente de que si no practicaba se le olvidaría y además que sólo se aprende experimentando lo que se conceptualiza, es decir, que era necesario tanto la teoría como la práctica.

Pronto vio que la gente a su alrededor le escribía a otras personas, y les preguntó qué hacían o en qué página estaban, le respondieron que estaban chateando en una página de Chat, « ¡OH! ¡Yo quiero chatear! » Y como si su compañero le leyera la mente le dijo: - Si quieres te paso la dire para que chatees también -.

Habló con varias personas y ellas coincidieron en una cosa: todas le preguntaron por su correo o e-mail, de lo cual ella aún no conocía nada y para completar le preguntaron cuál era su Messenger. No tardó mucho en preguntar a la encargada si le falta mucho por aprender y ésta sonriente le dijo que sí, entonces quedaron para que le diese asesorías para aprender a utilizar todos los recursos, sin embargo, la chica le dijo que sólo podía enseñarle la base de todo y que a partir de allí dependía de ella misma puesto que las nuevas cosas era lo que abundaban en la Internet, y hasta ella no les conocía todas.

Día a día Gaby iba aprendiendo nuevas cosas como: qué eran los foros; supo que podía usar una Webcam con audífonos y micrófono, y así poder escuchar-ver a su contacto; podía enviar postales; podía crear un Blog o un Fotolog.

Con el tiempo fue conociendo muchas personas, algunas le decepcionaron también. Sin embargo, ella sabía que los errores y los aciertos son característicos de los humanos. Esto no disminuyó su entusiasmo.

Se acostumbró a ir al Internet con algunas amigas. Su mejor amiga luego de cada sesión se quedaba hablando con ella, y pues la veía demasiado contenta en su manera de expresarse sobre algunos chicos que había conocido, le termino diciendo: « Cuidado y terminas enamorándote por Internet, muchos tienen una ciberrelación ». Gaby se negaba a la idea, pero no estaba totalmente convencida.

Bueno seguía con lo del Mensajero y pues aprendió a usarlo rápidamente, pues no es una cosa del otro mundo aunque, sí lo era, era del Cibermundo. Añadió contactos; borró contactos; bloqueó contactos; cambió su nombre para mostrar,. hizo todo cuanto tenía de opción pues era curiosa y deseaba aprender todo cuanto pudiese.

En definitiva, la experiencia de conocer el mundo de las computadoras ha dejado gran impacto a Gabriela. Primero empezó con los llamados chats, luego se aburrió de ellos pues encontró el Messenger que le parecía más privado y selectivo. Poco a poco fue conociendo a sus más grandes ciberamigos que le tendían la mano, en algún punto sintió atracción o agrado por alguno pero no pasaba de eso pues era imposible enamorarse de alguien virtual, simplemente le agradaban. Con todos ellos compartió muchas palabras, hasta fue compañía de alguno que se sentía solo en un momento dado; se contaron problemas mutuamente, entre sí habían encontrado a la persona que no tenía oídos para escucharle pero sí ojos para ver y responder con mucho cariño y amistad.

En muchas ocasiones ella leía que otras personas decían: 'Esto es Internet, todo es una mentira y ya, es un juego'. Pero ella entonces se preguntaba que si esto era un juego o mentira ¿Cómo era posible comprar o vender? ¿Acaso los bancos se prestarían para estafar a sus clientes? No tenía sentido, o ¿Acaso se refería a que lo comercial era real y el trato con la gente era de mentiras? Tampoco tenía mucho sentido eso para ella, era cierto, había encontrado mucha gente que mentía a diestra y siniestra pero su intuición le avisaba cuándo estaba en la mayoría de esos casos. « Una mentira sólo sigue a la otra, y hay gente muy despistada que se pierde fácil entre ellas, revelando sin querer el lado más vulnerable por donde todas las demás caen ». Internet entonces era un reflejo de la sociedad, todo cuanto había en la vida real aquí también existía, desde niños inocentes hasta ladrones. Así que empezó a tener más cuidado pues esto no era un juguete.

« Ésta ha sido una gran experiencia, una experiencia de otro mundo ». Se dijo a sí misma.

II

E-Heart

Las responsabilidades de Gaby fueron creciendo, ahora yacía recibiendo clases en la Universidad de la carrera que toda su vida había soñado: Preescolar. Le encantaba el ambiente, a pesar de que algunos profesores eran un poco males encarados pero esto a ella no afectó. Aún así siguió conectándose tanto como podía, tenía valiosos amigos que quería seguir contactando. Sin embargo, a su pesar, también perdió contacto con otros a los cuales tenía igual afecto.

Un día se encontró con la sorpresa de que, uno de sus más grandes viejos ciberamigos, estaba conectado después de mucho tiempo de no verlo. Le saludó de inmediato y se sintió muy contenta al saber que todo le estaba marchando bien, también éste le dijo que andaba acompañado de uno de sus mejores amigos reales y que le había platicado de ella (su amiga cibernética). El tenía que hacer unas diligencias pero dejó a su amigo hablando con Gaby por su mensajero mientras tanto. A ella de inmediato le pareció interesante el chico, bastante intelectual, respetuoso, sociable,. pensaron podían llegar a ser buenos ciberamigos así que se agregaron como contactos. Esa plática no fue muy larga pero cada segundo fue significativo. Gaby esperaba volver a encontrarlo algún otro día, ese chico tenía algo especial, pero por ahora debía pensar en estudiar para su próximo examen que se acercaba vertiginosamente.

Una grata sorpresa fue encontrarlo conectado al siguiente día, Marcos que así se llamaba, le saludo muy afectuosamente y se disculpó por su pronta ida la vez anterior. El estaba cautivado por el trato que recibía de Gaby, ella se esmeraba por prestarle tanta atención como le fuese posible aunque estuviese buscando información importante para un trabajo, sabía que cada persona es importante y se le debe prestar la misma atención como si estuviese hablándole en persona.

Con cada día que pasaba el agrado mutuo continuaba creciendo, y a él le empezó a gustar ella, posteriormente se lo hacía saber de forma muy implícita entre letras hasta que intento ser más valiente y ésta vez su confesión fue muy explicita. Momentáneamente ella no supo qué hacer, se sintió como una mismísima novata ilusionada por palabras de un Chat, pero esto sobrepasaba lo que había experimentado al hablar con alguien por éste medio. En algunas oportunidades le habían preguntado si creía existía el llamado amor virtual, y muy categóricamente respondía que no podía existir algo así puesto que, como dicen las frases trilladas, "amor de lejos, amor de pendejos" o "amor de lejos, felices los cuatro" , aunque otros opinaban que si se podía llegar a un contacto más físico como el compartir, sí habría posibilidad obviamente.

La realidad muchas veces le había rebatado ilusiones, las cuales hubiese querido poder vivir, pero ahora estaba frente a la posibilidad de perderse en una de ellas, en una que ella no había ideado con anterioridad, que se había presentado con un gran lazo que decía: felicidad, aunque claro felicidad momentánea pero ¿Qué importaba? Serían instantes al fin que ella disfrutaría, por eso recordó que alguna vez le habían dicho: "El valor de las cosas no está en el tiempo que duran sino en la intensidad con que suceden, por eso existen momentos inolvidables, cosas inexplicables y personas incomparables" , con ésta frase se identificaba puesto que lo que sentía ahora sería: inolvidable, inexplicable e incomparable.

Y así seguían pasando los días, a veces no se podía conectar porque debía estudiar o estar en clases, otras porque no había dinero para gastar en el alquiler de un computador. Se encontraron hablando de todo un poco, incluso se habían llamado por teléfono, compartieron fotografías que tenían un significado especial para cada uno, ese mismo día él le expresó que no quería llamarla más "amiga" y que en su lugar quería llamarle amor , Gaby ya se imaginaba por dónde venía está conversación y se puso un poco nerviosa, luego le preguntó si quería ser su novia, entonces Gaby puso una cara de sorpresa y no supo qué hacer, por suerte él no la estaba viendo porque no tenía cámara en ese instante, luego de unos segundos su corazón se sintió emocionado y le dijo que sí, ahora ya eran lo que comúnmente se llama cibernovios. Por la noche Gaby, mientras supuestamente leía un libro, pensaba en lo sucedido y le parecía algo descabellado eso de cibernovios, nadie en su entorno aceptaría esto que sentía como real, entonces pensó que no necesitaba ninguna aceptación y que ella viviría su fantasía, era su secreto. su precioso secreto .

Los días siguientes fueron bastante felices, llenos de mucha paz también puesto que él le trasmitía armonía y confianza, sus charlas eran algo envidiable dentro de lo que se refiere a charlas por mensajero, eran sumamente cariñosos el uno con el otro, tenían tanto apoyo entre sí, cada uno incentivaba al otro a mejorar y se mejoraba a sí mismo, platicaban de todo: sus respectivas carreras, familias, situaciones actuales, política, religión, música, arte,. en resumen ella sentía que se complementaban, o se acompasaban bastante bien. Una de las cosas que más le llamaban la atención de él era su carisma, su responsabilidad, madurez y disciplina aunque en ciertas ocasiones pensaba que estaba hablando con "su propio padre", en algún punto ello comenzaba a ser restrictivo, pero no pasaba nada, ella tenía paciencia y él se la tenía a ella. Había una ligera diferencia de edad entre ellos, pero no afectaba mucho pues los dos se veían bastante bien juntos, cada uno tenía cosas que enseñar al otro y así la admiración entre ambos también creció.

En sus mundos debían enfrentar obstáculos bastante fuertes, pero sentían calma cuando podían platicar algunos minutos. Hoy uno le decía al otro: « Las cosas van a mejorar », y al siguiente día viceversa. Eran muy buenos amigos y tenían una conexión fuerte, era inexplicable, en ciertas ocasiones ella pensaba algo y sin decirle absolutamente nada él se lo respondía, otras quería comentar algo de repente pero tampoco lo hacía y él le preguntaba: « ¿Me quieres decir algo? ».

Desde páginas de postales se enviaban mensajes entre sí, regalos virtuales; se comentaban de nuevas páginas que habían visitado; se decían lo que habían hecho en el día o lo que iban hacer. La frase que más se mencionaban era: Te Quiero Mucho , con caritas felices, besitos y corazones, además los guiños de besos y corazones tampoco se quedaban atrás. Lo que nunca se dijeron fue: Te Amo , quizás porque eso significa más que una ilusión, pero fue algo mutuo porque nunca lo mencionó alguno y tampoco hablaron de ello.


Cumplieron el primer mes y lo festejaron con correos bastante bonitos, hablaron ese día también y pues el día marchó bastante normal.

Algunos días más tardes se presentaron algunos problemas, las situaciones de distancias que habían permanecido dormidas ése tiempo ya no lo estaban, aquí comenzaron los 'peros' y desencadenaron un día miércoles cuando temprano los dos yacían conectados con ánimos bastante distintos, él que siempre habían sobresalido por su honestidad y sinceridad fue al grano rápidamente diciéndole que no quería seguir con esto, ella se sintió bastante confundida y de repente él ya no estaba conectado, ella pensó que se había ido y la había dejado así como así, minutos más tarde apareció de nuevo y pensó que alguna de las dos cosas había pasado: que había tenido problemas con su máquina o que le dio lástima la pobre y se devolvió a saber cómo estaba. De cualquier manera, las cosas siguientes que dijo ya poco le importaban lo que la aturdió fue ese: - No quiero seguir con esto -. Un rato más tarde se fue a clases.

Esas palabras seguían retumbando en su mente aunque ella trato de bloquearlas pero eran más fuertes, sentía una gran presión en el pecho como si fuese a salirse su corazón por la boca, de repente le dieron unas inmensas ganas de llorar pero estaba en plena clase y ¿Cómo podía permitirse llorar ahí? No podía. Lucho todo ese día sintiéndose mal y para completar sin poder decirle a nadie su razón, nadie le entendería era algo tan ridículo o sería algo tan ridículo para la gente, así que se lo tragó todo y se sumergió en el silencio, pero no tendría tanto éxito al siguiente día cuando no pudo más y se echo a llorar entre cuatro paredes que la protegían, no había un hombro en quién apoyarse, no había nada que pudiese hacer porque su corazón yacía entre escombros, se había destrozado sin razón real pero sí virtual .

Habían muchas cosas que le hacían recordarlo: canciones, poemas, páginas, correos, instantes,... Se castigó diciéndose que era una verdadera imbécil, que cómo se le ocurría enamorarse así, que era demasiado ridícula esa actitud, que si ella sabía que ese tipo de amor no existía cómo era posible que haya caído en ese "error", que jamás le había visto personalmente, que de seguro tenía novia, que ella había sido un simple capricho, que se había burlado de ella y de lo que sentía, etc., etc., etc.,... Miles de ideas le pasaron por la mente, allí comenzó su rabia para consigo misma y contra él, así se le envenenó el alma y comenzó su guerra pues una parte lo quería y la otra lo odiaba.

Siguió hablándole un tiempo más, pensó que podía controlarse para no sentir nada pero falló en muchas ocasiones, las cosas iban de mal en peor pues la desconfianza se había sembrado y echado raíces, y aunque tratara de no ser afectada cuando él le decía: Te Quiero (porque aún lo hacía aunque ella no lo entendiese), ahora parecían puñaladas a traición y muerte. Hasta que un día le escribió un correo donde le decía que ya no le escribiese más y se olvidara que ella había existido alguna vez...

Su carta continuaba diciendo:

"El agua de las manos se escurre y desaparece, las hojas caen de los árboles y los instantes se van con el correr del tiempo, los sueños cambian y vienen otros, y uno debe seguir el camino que le trace su tren de vida. y de tu tren, yo me baje hoy."
En nombre de ese cariño que profesas tener te pido dejarme ir, no me escribas a partir de ahora, no quiero leer el pasado ni sobre él. Nunca existí, nunca fui nada, si alguna vez mi pisada dejó una huella sobre la arena, la playa ya la borró, es fuerte lo que pido pero así quiero que sea, nunca fuimos nada ni seremos nada, no te molestes en dar una respuesta a este correo pues no contestaré. Otra recomendación: borra todo sobre mí: correos, fotos,. en este caso es mejor borrar un todo que sólo las partes. Después de leer esto también bórralo, no te aferres a un pasado que no vale la pena.
Adiós. y hasta siempre...

No hubo respuesta como ella había pedido, sólo silencio y más silencio.

Gabriela leyó que la gente se preguntaba si el amor por Internet existía, en su visita en unos foros sobre Amor y postales, se sorprendió al verlo y recordó su experiencia, lo feliz y triste que había sido pero no había mucha diferencia con el amor real, el verdadero Amor real, claro ella no lo había abrazado ni besado pero eso no garantiza nada, cuántas parejas están juntas y que realmente no se aman, seguramente muchas, pero aunque no garantizara nada era importante. Gaby estaba más lejos de lo que realmente fijan las distancias, no quería saber nada de él y al mismo tiempo quería conocer sobre su bienestar. Ese amor le había dado felicidad y le había hecho sufrir igual como ahora veía sufrir a gente de su entorno que sí podían abrazar a sus parejas.

Cada día representa un aprendizaje para todos, y los siguientes le marcarían la mente con tinta indeleble. Había aprendido muchas cosas de las experiencias que tuvo, y entendió que a veces lo que puede ser un juego para unos para otros puede ser más real. Para muchas personas la idea del cibernoviazgo puede ser algo entretenido como un juego, pero ahora ella sabía hasta dónde puede ser verdad o hasta dónde puede sentirse un juego como verdadero pues ella aprendió y vivió las alegrías y tristezas de un Electronic Heart .

III

Mi Journal de Corazón

Muchas veces Gaby acudió a su amiga para tratar de decirle lo que sentía pero dentro se avergonzaba de lo que pudiese pensar, pero qué podría pensar que ella no supiera ya: ¿Que estaba loca? Quizás lo pensase pero era el momento de hablar porque sólo así se enfrentaría a su demonio y a través de sus palabras entendería otras cosas.

Se sentó frente a su mejor amiga y con ánimos de charlar comenzó su plática.

Una vez conocí a un ser excepcional, no me importaba su físico y me gustó mucho antes de poder ver su rostro, no sabía cómo era ni trate de imaginármelo, porque a veces hacemos eso de imaginar y resulta que los rostros no son como uno pensó, por eso no me gusta imaginar nada porque cada quién tiene su propio rostro y personalidad y uno no debe idealizar de sobremanera. En ese tiempo estaba entusiasmada con conocer nuevos amigos y él tenía tantas actitudes que siempre había buscado en otra persona y jamás había encontrado, en sumas era un ser especial y me enamoré de él.

Nunca hubo explicación lógica para lo que sentía, pero sus atenciones y sus palabras hicieron que creciera ese sentir en una magnitud que ya no pude controlar. Para la gente con "sentido común" yo pude haber estado "loca", ¿Cómo iba sentir algo así y por alguien que estaba tan lejos? Ni yo me lo explicaba. La forma cómo acabó me pareció tan injusta, y me dolió pensar que a él yo no le importaba en lo absoluto. Fue cuando mis pensamientos comenzaron a dar vuelta y comencé culpándome alegando que yo era una imbécil, tonta,. Yo solita me había enamorado y yo solita me había estrellado, así fue hasta que las cosas comenzaron a cambiar. Mi orgullo que había estado sigiloso durante mucho ahora yacía despertándose y tomando más fuerza, así que su primera obra fue sembrar en mí la desconfianza, ahora ya no creía en su: te quiero. Pensé que todo era un capricho, por mantener a "su peor es nada", "¿Cómo podría creer que yo era más especial que las otras chicas? ¡Qué ilusa!", y la gran segunda obra nació: mi rencor. Aunque las dos obras estaban presentes las trate de controlar, pero los correos últimos, que yo llamé contradictorios, derramaron lo que el vaso aguantaba, y me di cuenta que ya no podía seguir hablándole porque había perdido mucha tranquilidad por todo eso, así que escribí una última carta y la más dura de todas dónde pedí que no me escribiese nunca más.

La mirada de su amiga era cálida, no pretendía juzgarla y ella lo notó, eso le dio más confianza para seguir con su relato.

En todo ese tiempo que lo trate hubo momentos sumamente valiosos, en muchas ocasiones me sentía comprendida, apoyada y también presionada. Él esperaba mucho de mí, quizás más cosas de las que yo misma hubiese querido alcanzar. Lo admiraba, yo admiraba al hombre que era, era un ser íntegro con ganas inmensas de luchar, él se esforzaba en forjarse así mismo. A veces quise seguir sus pasos, pero éramos distintos en gustos aunque varias cosas nos unían. Lo amé como aquellos casos en que un amigo ama en silencio mientras yace sentado a un lado de quién hace latir su corazón; lo amé como se ama a aquel que no puedes ver pero que sabes que existe, y puedes sentir; lo amé antes de ver su mirada, de rozar su boca o si quiera estrechar su mano.

Pasaron los días y yo sólo quería alejarme, olvidar todo lo referente a esto y de momento olvide las cosas pero no porque haya tenido éxito sino porque tenía otros problemas.

Con el correr del tiempo obtuve nuevo conocimiento, pude crecer otro poquito más y la parte espiritual también era una de mis nuevas metas así que también anduve leyendo, quería ser una mejor persona hasta que vi que no lo lograría si seguía en una situación tan injusta con mi prójimo, sólo hasta entonces me di cuenta de todo lo que había vivido y lo responsable que yo también era, me di cuenta de esos defectos tan horrorosos que no serán curados tan fácilmente pero que ahora estoy consciente de lo malo que pueden ser conmigo y con mi prójimo, y de que obviamente los tengo.

Otra gran verdad que aprendí fue que mientras más quieras alejar algo, más está presente. En todo ese tiempo lo recordé, pero así como él venía con él venía la carta que yo escribí, por tanto mi orgullo o su deber era recordarme que había pedido nunca más me hablara, y así debía seguir. Alguna ocasión quería saber cómo estaba él, pero mi propio pensamiento me respondía y decía: - está bien -, con eso me conformaba, siempre desee que estuviese bien, que tuviese las oportunidades que tanto quería, que en resumidas cuentas fuese feliz. Ninguno de nosotros es como fue ayer, yo también aprendí algunas cosas, de seguro ahora me equivocaría menos que lo que hice ayer, y mañana tendré oportunidad de equivocarme menos de lo que hice hoy.

Ya no quiero vivir con un rencor que no vale la pena, ni con un orgullo que lo único que hizo fue destruirme. Sé que me equivoqué, y que tiene todo el derecho de enfadarse por algunas cosas, pero ya no tiene mucho sentido hacerlo porque no se gana nada lo digo por experiencia. Hubo una película que vi, sólo algunas partecitas, y la escena que más me llamó la atención es cuando la mujer que estaba con el chico (que era su tía) le explica que cuando nos enfadamos con alguien es porque queremos que ellos se sientan tan mal como nos sentimos nosotros, pero la mala noticia es que nada de eso te hará sentir bien nunca. Quizás era eso lo que yo quería inconscientemente. Cada uno vivimos con un dolor, lo que está terriblemente mal es darle un nombre de persona a ese dolor y es lo que hace casi todo el mundo, yo no fui la excepción. Uno de los libros que recientemente leí decía esto y me gustó: "En el amor, nadie puede machacar a nadie; cada uno de nosotros es responsable de lo que siente, y no podemos culpar al otro por eso. nadie pierde a nadie, porque nadie posee a nadie. Ésa es la verdadera experiencia de la libertad: tener lo más importante del mundo sin poseerlo".

Aquí está mi verdad y mi culpa, por lo menos lo más relevante de ellas. Una persona "común" y "normal" la mayoría de veces evita enfrentarse a la verdad, o crea su propia verdad, pero yo soy más como diría un amigo: yo soy común y corriente, pero más corriente que común.

Lo juzgue, supuse cosas que estaba muy fuera de mí poder comprobar. Yo no estoy dentro de si, entonces ¿Cómo pude decir o pensar que no eran ciertas sus palabras, o su sentir? Yo no tenía derecho de hacerlo porque el que juzga es sólo Dios, aunque los humanos se han tomado el poder que no les corresponde. Ya sólo quiero estar en paz, tenía como un enemigo a alguien que había significado mucho para mí y eso es feo. Quiero empezar nuevos ciclos, y tengo el presentimiento que tendré que comenzar algunas cosas desde cero, pero ya no quiero más resentimientos ni penas. Quiero encontrar a alguien que me acompañe y me apoye, quiero encontrar un nuevo rumbo, quiero dejar el pasado dónde debe estar. atrás.

Le perdono y así mismo que todo caiga al pozo del olvido, esa última carta ya no importa, lo que importa es ésta verdad.

Perdóname. Pues yo también me equivoqué. - Gaby decía mientras cerraba sus ojos e imaginaba que el chico estaba frente a ella -.

Entonces su amiga con sonrisa apacible concluyó:

Que éste sea el cierre de lo desagradable, y que éste sea así mismo el cofre de cristal dónde todo lo verdaderamente importante sea preservado. Y que sea lo que sea que venga de aquí en adelante, sea el rumbo que debemos transitar de las calles de nuestras ciudades. Un brindis en el nombre de los días que ya han pasado y los que vendrán. Que el amor sea la llama que encienda el Sol cuando éste quiera apagarse, que engalane a la luna cuando quiera festejar y que saque adelante al fiel luchador de la vida guiándole al paso de los días.

Le abrazo fuertemente para que Gaby nunca olvidase que no estaba sola, y que no importaba las circunstancias siempre tendría una amiga que le tendería la mano y la apoyaría en todo momento.

Por la tarde se fueron juntas a un cibercafé. Mientras su acompañante se divertía Chatiando un poco, y Googleando (buscando información), Gaby se propuso a escribir una nueva Entrada en su Journal, o Diario, para ése día.

Accediendo a la página http://midiario.vida, usuario: gaby.

Alineación de texto justificada.

Creando una nueva Entrada...



Crear entrada


Opciones


Plantilla


Ver blog



Título: Más pares de palabras.

Lo que aprendí
Una costumbre, quizás algo masoquista, del ser humano es la ilusión y, por supuesto, su contraparte es la desilusión que muchas veces no tarda demasiado en aparecer. No es necesario referirse a un medio en específico, pues existe tanto en el mundo como en el cibermundo, pero la gente los desune porque se supone que al Internet no hay que tomarlo con tanta realidad . Sin embargo es necio el no hacerlo puesto que ¿Quiénes controlan las computadoras? Si no hay una persona con carne-hueso y corazón detrás, esas máquinas nunca funcionarían y serían como un trasto viejo que sólo estorba sin ninguna función. Así que esto recuerda una realidad lógica, no estás hablándole a una máquina puesto que ella no siente-ve ni escucha, las estás usando a ella para dialogar con una persona real (independientemente de quién o cómo sea esa persona), por tanto quién está detrás puede sentirse alegre o herida dependiendo de lo que tú le digas, y todo esto suena tan conocido pero incluso mucha gente lo ignora aún, o no les importa.

La gente muchas veces habla como grandes conocedores y sabios, creen saberlo todo cuando en realidad no saben nada. Te dicen: - ¡Esto es lo correcto y esto es incorrecto! -, ¿Pero alguna vez se han detenido a decirte por qué es así? La gente valora en términos de incorrecto y correcto aquello con lo cual ellos están o no de acuerdo. Yo me enamoré por Internet y muchos me dirán y pensaran: - ¡Qué tonta! Eso está mal, eso no se puede -, pero en realidad me dicen que está mal porque ellos no están de acuerdo con eso, es su punto de vista nacido de su subjetividad. Pero no están dentro de mí, por tanto no pueden sentir lo que yo sí.

Yo no soy ésa computadora cuya memoria de acceso aleatorio queda vacía al apagarse. Mis sentimientos no tienen un interruptor que tú puedes encender o apagar, tomando también en cuenta que los verdaderos sentimientos casi nunca son modificados ni los recuerdos olvidados.

Quién puede controlar sus sentimientos y usarlos como las piezas de ajedrez en realidad no ama. El corazón no piensa y por tanto no hay lógica, la llamada locura del amor. Me critican porque amé a alguien lejano, pero qué triste es saber que amamos a nuestro mejor amigo o amiga y nos sentamos a su lado cada tarde sin poder decírselo nunca, ¿Cuál es la diferencia entonces entre tu situación y la mía? Yo sólo veo una: a mí las distancias me alejan, pero a ti te aleja la cercanía.

Siempre se conserva consigo aquello que ha tenido más importancia en cada etapa de nuestra vida. Yo amé a éste hombre, y aún lo amo aunque hoy éste segura de que no me corresponda, pero lo que siento es tan maravilloso que ésa verdad ya no me importa, lo amo sin esperar nada a cambio, lo amo aunque tenga muchas lunas sin saber nada de él, lo amo por lo que fue cuando estuvo y por lo que es aunque no esté. Quizás me digas que el tiempo ayudara, pero no sé de cuánto tiempo hablas porque esto no nació ayer pero el tiempo es la única excusa que puedo tomar.

Hay distintas clases de personas conocidas: aquellos que llamamos los mejores amigos, los amigos que vemos de vez en cuando, los amigos que en algún punto del tiempo dejamos de contactar, aquellos de los cuales olvidamos los nombres, aquellos que no vemos desde la primaria. Cada uno de ellos ocasiona un impacto en nosotros, a veces hay ocasiones que dejamos de contactar a gente que nos ha parecido valiosa pero sabemos que cumplieron la función de marcarnos o enseñarnos algo, y nos queda eso de ellas. un recuerdo y una enseñanza.

Gracias por visitar mi diario. Si quieren dejar algún comentario será bienvenido. Cuídense.

Que Dios les Bendiga y les conceda muchas protecciones siempre, que él les de el doble de lo que me deseen a mí.

Pásenla bien.





Insertar una imagen


Opciones de comentarios




Publicando entrada...

Su blog se ha publicado satisfactoriamente.

Archivos publicados... 100%


Entrada enviada por gaby
Sin comentarios




Cerrando sesión de blog http://midiario.vida, usuario: gaby.

¡Hasta luego Gabriela!


Licencia Creative Commons
Waldylei Yépez

jueves, 23 de noviembre de 2006

Mi respuesta

DarkisX a las 7:28 p. m. 0 comentarios
009. Mi respuesta. Mi respuesta. Waldylei Yépez.doc

Por y Para: L., O., W., E. y mi adorado D.

¿Por qué es tu lucha?...

Levántate Juan era la melodía que nos despertaba mientras éramos retoños. En cada gallito nuestro trabajo fue ir a la escuela para aprender, mientras dormías cansado.

Temprano se preparaba el desayuno con café que tanto nos gustaba. A la hora de la merienda, allá en la escuela y luego de las clases de matemáticas, alguna vez esperé me llevasen algo como al resto de los niños, pero mamá debía trabajar también así que nunca estuvo de ése otro lado de la cerca. Hubiese deseado no tener que comprar nada, me hubiese gustado alguna vez recibir tu mirada.

De la costura muchas veces comimos, y tantas otras veces extrañé que estuvieras en la mesa, en la comida en familia que alguna vez vi pero que incluso fue incompleta. Entendía tus razones, están en mis zapatos, en mi bolso y en mi cena, están en la bicicleta que me armaste, y en la nueva blusa y camisa que nos compraste.

Critiqué tus manías, tus defectos y tus faltas. Critiqué tantas cosas y con mi rebeldía te desafiaba. Pelee porque tenías autoridad para castigarme pero no tiempo para abrazarme. Sin embargo, admiraba tu firmeza y de ti aprendí el coraje.

No te vi en cumpleaños, siempre fuimos tres y no cuatro rodeando un pastel en la mesa. Éramos dos los sentados a comer, y era yo quién vivía tu soledad y tu tristeza. No me enseñaste a pasar la avenida, no me levantaste cuando caí con patines, me regañaste por cosas tan tontas, pero te alegraste con todas mis notas.

viernes, 13 de octubre de 2006

Última charla II

DarkisX a las 9:07 p. m. 0 comentarios
003-II. Última charla. Mi respuesta. Waldylei Yépez.doc

Carlos y Amanda se debían una platica final, pero más que final fue como un principio que concede su paso al fin... Sin embargo, ¿Qué ocurre cuando el fin marca un comienzo? Tantas pueden ser las vivencias pues muchos son los caminos, pero hay uno específico que debemos tomar: ¿Cuál se elegirá? ¿Cuál crees sea el más correcto?, las respuestas cada quien las posee de acuerdo a su situación.

 Aunque no pensaba continuar ninguna historia, siempre habrá sus excepciones en la vida y la última charla es una de ellas.

***

 ...

Entonces se cerró la puerta a sus espaldas, había salido del despacho con bastante prisa pero ahora el mundo se le había detenido y no marchaba su reloj.

¡Entra! ¡Entra y dile que lo amas! ¡Evita que él firme! ¡Evítalo! - le decía una voz dentro de su cabeza, luego ella pensaba mientras ya no podía aguantar más su llanto -. Yo lo amo con todo mi corazón pero no es justo que comience a mendigarle amor, él ya no me ama pues si lo hiciera no firmaría, o por lo menos me hablaría acerca de nosotros, pero no lo hace puesto que no tiene nada que decir ya, fui una estúpida pensando que ésa noche romántica serviría para algo; aunque sí sirvió, para dar una idea de lo loca que puedo estar. Cumplí mi palabra, ahora es libre.

Amanda siguió su camino hasta las escaleras y comenzó a descenderlas, se obligaba a dar cada paso; persuadía a su mente a pensar que irse era lo mejor pero su corazón no le escuchaba y éste se quedo allí junto al recuerdo de su amado, ella sintió la traición de ése corazón ingrato que no entendía que ella sólo lo quería cuidar y proteger, aunque ya se encontraba agonizando con sus minutos contados.

Al salir miró la calle y los autos se movían lentamente, muchas cosas ya no tenían mucho sentido.

viernes, 22 de septiembre de 2006

El remedio contra el amor

DarkisX a las 9:31 a. m. 0 comentarios
008. El remedio contra el amor. Mi respuesta. Waldylei Yépez.doc

Ella lloraba tendida en su cama. Por la tarde su novio le había dejado, ella estaba totalmente segura que era por otra chica aunque nunca lo vio, ni él lo mencionó.

Esparcía por los aires reproches en todas direcciones: para sí, para él y para el mundo. Dios no se salvó de ella tampoco, le decía que si él había supuestamente inventado el mundo y el amor, por qué no había inventado un remedio para éste último. Después de un rato se sentó muy quieta en un rincón de su habitación y escondió su cara entre sus manos, en ése momento un viento cálido inundó el sitio, se extrañó mucho y subió su mirada y allí estaba sentado cerca de la puerta. De inmediato se levantó de su asiento con mirada de pánico y le preguntó al extraño que quién era, él también se levantó y le dijo que no importaba su nombre pero que le escuchara unos minutos porque tenía algo que decirle.

Hable y váyase - le dijo ella -.

Él le miraba con cierta sonrisa, no parecía un ladrón o algo así, tampoco se explicaba cómo había llegado hasta allí sin ser visto ni siquiera por sus padres que estaban en casa.

He venido advertirte sobre tu “remedio” - continúo él sabiendo que la chica estaba muy incómoda con su presencia -. Frente a ti, cuando quieras verla, está La Daga de las Dos Puntas. Ha sido creada por muchos hombres con el paso del tiempo y ha sido usada en innumerables ocasiones, tú tienes el poder de construirla y sé que lo harás pero he venido advertir, así como siempre he ido a la gente que termina usándola pero nunca pude hablarle a la mayoría de ellos.

jueves, 7 de septiembre de 2006

Pétalos al viento

DarkisX a las 8:58 a. m. 0 comentarios
[Colección Andanzas 2006]

“39. Pétalos al viento

En el piso, sin nada que ofrecer ya, se encuentra una rosa,

los presentes la creen fea porque está marchita,

porque a perdido color y ha dejado sus pétalos al viento.

Aquí ahora nadie conoce su historia o la recuerdan,

todo el mundo olvidó lo bueno que entregó,

quizás yo sea quién conoce mejor su historia

y tal vez sea triste recordarla,

¡A lo que te llevo tu suerte mi amiga rosa!

Ella deslumbraba con su encanto y apariencia,

llena de amor y pasión te encontrabas,

¡Te has enamorado! y ¡Te han decepcionado!

Era una fría tarde de invierno. Su rostro yacía inerte. Sin mirada y sin vida ella sentada en el sofá. Ya no sentía frío ni sentía calor, sólo estaba allí a la espera sin esperar nada.

Una vez, hace mucho tiempo, ella era una rosa deslumbrante. Sus éxitos marcaban el paso del tiempo, su valentía la hacía parecer más fuerte de lo que era y su color de pasión era una entrega total, se entregaba a sus trabajos y sus anhelos.

Pero un fuerte terremoto movió su piso y corazón.

Cuenta la historia que las rosas antes no poseían espinas. Eran bellas y sus ojos eran ilusiones vivas. Pero un día se apareció el Amor junto a un Hombre. Todas las rosas se parecían pero había una que era única, ésa se fue del rosal junto al Hombre. Luego fueron apareciendo más Hombres y cada uno se llevaba su rosa, aunque hubo casos en que unos terminaron llevándose dos (y una de ellas ignoraba la existencia de la otra).

La primera que se fue, no tardó mucho en volver al refugio del rosal. Otras la siguieron en esa situación. Ellas habían entregado todo de sí pero no fue reconocido por sus Hombres, eran distintos casos pero entre ellos se contaba estas dos causas posibles: ellos le habían engañado con otras rosas de otros rosales o herían sin medida su corazón o su piel. Triste era el episodio cada vez que alguna llegaba con su corazón destruido y en parte sus pétalos marchitos.

Desde afuera yo veía el sufrimiento, pero nada podía hacer. Entre tanto dolor ellas necesitaban una forma de defenderse, no era justo estar a merced de tanto sufrimiento, entonces el máximo Creador de rosas les concedió un “arma”. Poco a poco sus cuerpos comenzaron a tener espinas. Ellas comenzaron actuar con más cautela entonces y así se reflejó la vida en sus pétalos. Me sentí orgulloso de verlas renacer, pero aún había una de ellas (la primera que se había ido y regresado) que aún estaba muy marchita y seguía marchitándose, le pregunté entonces al Creador: - ¿Por qué ella aún está así si le has dado el mismo “arma” y has rociado un poderoso perfume para su revitalización? -.

Él con una cara un poco triste me dijo: - A veces las “armas” llegan muy tarde. Por otra parte, lo que le he enviado para ayudarle sólo lo hará si ella lo acepta así. Muchos han llegado para platicarle pero está sumergida en su dolor. Fue la primera en sentir el primer dolor, ése primer dolor es el más fuerte y ella tiene el coraje de superarlo, pero no lo hará porque no lo quiere. Otras rosas han vuelto de su viaje, pero se han ido de nuevo porque se han vuelto a enamorar, no se escondieron a la vida ni a la ilusión y decidieron esperar si había que hacerlo para posteriormente ser felices, pero como ves se ha escondido entre la oscuridad y el frío y eso le ha evitado ver otras cosas y personas. Ayer me preguntaste por aquel chico de allá afuera, él ha entrado en muchas ocasiones a ver el rosal pero nunca se ha decidido por alguna aunque muchas quieren irse con él. Si él supiera que su rosa está metida en la oscuridad... por eso no la ha encontrado aquí, y tampoco la encontrará en otros rosales -.

Entonces le dije: - ¡Creador! Pero eso es muy triste, hay que decirle dónde está para que la busque allí -.

Respondió entonces: - No tiene caso hacerlo. En la oscuridad en que ella está nunca vería su rostro y mucho menos su alma, y te aseguró que él sufriría por ella como ella ahora sufre por otro. Para ser feliz ella debe encontrarse de nuevo así misma y alejarse del maligno pensamiento que le rodea, sólo así su corazón volverá a latir y podrá volver a vivir en la ilusión. Hoy ella culpa al Amor, lo que no ve es que gracias a esa decepción se ha hecho más fuerte y cautelosa, pero incluso esto no lo sabe puesto que sólo ha pensado en los momentos que fueron y que quiere vuelvan a ser, ella vive del pasado y en él. Quizás nunca sepa que su verdadero Amor está allá afuera esperándola -.

Por último le dije: - Creador pero ella morirá si no hacemos algo -.

Me miro y contesto: - Mi fiel ayudante para ella... eso ya ha ocurrido, y para él que espera allá afuera también pasará. La verdadera muerte es dejar la capacidad de amar. En el caso de ella su corazón podría volver a latir, pero su mente no lo dejará, se aferra al dolor de lo perdido pero lo que no sabe es que: lo que ella considera perdido, nunca lo tuvo porque nadie posee a nadie nunca -.

Me sentí terriblemente triste e impotente por el no poder hacer nada, y mientras el tiempo pasaba yo veía cómo los pétalos de su rostro se los llevaba el viento.

Ella sigue sentada en el sofá y en la oscuridad, y él sigue viendo las vidrieras de los rosales.

Qué triste es saber que dos almas debieron encontrarse,

y que una de ellas ha dejado su búsqueda

mientras el otro no pierde la esperanza.

Qué triste es ver cómo ella libera sus pétalos al viento

y pierde el Amor al Amar.

Qué triste es ver cómo nosotros mismos destrozamos nuestros caminos

y nos perdemos entre la oscuridad que nos presenta el destino.

12:58 p.m.

07/09/06

jueves, 31 de agosto de 2006

La carta leída, sin leer

DarkisX a las 6:13 p. m. 0 comentarios
005. La carta leída, sin leer. Mi respuesta. Waldylei Yépez.doc

Amor, debo decirte que aquí en la Armada las cosas no son tan fáciles. Se aproxima una guerra que quizás nos deje muchas tristezas, pues sólo eso trae y deja una guerra. Estoy luchando por mantenerme en pie, ya quiero darme de baja y regresar a mis campos junto a ese aire puro y junto a ti. He soñado con que tengamos muchísimos hijos, ¿Te parece buena la idea? Quiero muchas cosas contigo pero también espero que tú lo quieras así. Te quiero con todo mi corazón.

Con amor,

Oficial Samuel Soria

Armada Nacional de Melí

¡Bueno ya lo has escuchado Ángela! Ese chico te ama mucho. Es una lástima que no sepas leer buena mujer. Esperemos a que pronto ya pueda darse de baja para que vuelva a ser un trabajador de estos campos tan puros - decía Tavo a una hermosa mujer que le acompañaba -.

Última charla

DarkisX a las 12:36 p. m. 0 comentarios
003.Última charla. Mi respuesta. Waldylei Yépez.doc 

Muchas veces terminamos de hablar sin terminar de hablar, damos por finalizada una conversación que a veces apenas comienza. De cualquier manera, siempre hay la oportunidad de una última charla cuyo desenvolvimiento depende ciertamente de sus participantes. Cada quién tiene su forma de despedirse, la mayoría de ellas termina en fuertes peleas e insultos. Carlos y Amanda se debían una platica final, pero más que final fue como un principio que concede su paso al fin...

***

Carlos era un hombre enérgico, dominante y posesivo, él estaba casado con Amanda una chica con gran amor a su libertad personal, pero que había dejado eso de lado por amor a él. Ciertamente, los dos renunciaron un poco a quiénes eran para poder acompasarse con el otro. A veces chocaban porque caían en la actitud de querer dominarse, a veces él o a veces ella. Los dos tenían un carácter fuerte, pero ella debía ser más dócil en variadas ocasiones y gracias a eso su matrimonio pudo superar terribles momentos, si no lo hubiese hecho así se habría producido una temprana ruptura pues él nunca daría su brazo a torcer. Sin embargo, se amaban mucho y eran muy apasionados.

Al tercer año de matrimonio las cosas empezaron a estar muy mal, él trabajaba más de la cuenta y esto a ella le parecía muy sospechoso, así nacieron sus más terribles celos y creyó que él le engañaba con su secretaria, pudo haber hecho cualquier cosa para averiguarlo pero tenía miedo de confirmar sus sospechas pues una cosa es creer y otra muy distinta es saber o tener la certeza. El era un hombre muy atractivo tanto físico como con en el trato mismo, tenía cualidades para tener a más de una detrás y ésta verdad la mataba lentamente cuando pensaba en que sí habría muchas posibilidades. Ella en atributos tampoco se quedaba atrás, y una tarde tomó la decisión de poner en práctica la ley del “ojo por ojo, diente por diente”. Se suponía esa noche su marido llegaría tarde pero no fue así, cuando Carlos llegó cansado a casa vio que su esposa no estaba y se quedo en la sala esperándola. Unas dos horas más tarde ella llegó, supuestamente aún tenía media hora antes de que su marido llegase a casa pero se encontró con la sorpresa de que ya él estaba allí. Tuvieron una fuerte discusión donde se dijeron de todo hasta del mal que se iban a morir, él le reclamaba su traición y ella alegaba que él había empezado todo eso, que era su culpa, que cómo era posible le hubiese engañado con su secretaria a lo cual él muy furiosamente contesto que nunca había tenido nada con ella. El no podía aguantar su rabia así que terminó pagándola con la pared mientras le gritaba un montón de cosas, ahora la imagen de esposa fiel y buena se había desintegrado por completo como así mismo le había pasado a ella días antes.

miércoles, 30 de agosto de 2006

Pajarito herido

DarkisX a las 12:40 p. m. 0 comentarios
002. Pajarito herido. Mi respuesta. Waldylei Yépez.doc

Pequeña ave de nieve perpetua, hoy has sido deslumbrado por la belleza. La distracción te ha desviado de tu camino, pretendías buscar un tesoro y te has detenido por otro. Mientras te refugias en el nido más alto que has asentado tus alas descansan de su lucha, pero tus ojos se mueven a todas direcciones. A los pies de tu árbol juega una niña con su muñeca de trapo. La ocasión merece una gala, las princesas siempre esperan príncipes, y para la presentación sacarás la mejor carta de tu ala.

Vestido con tu mejor traje te has presentado, y con ese canto melodioso, así su simpatía has conseguido. Ella te ha enamorado con el ser de su esencia, y has sentido cómo tu corazón brinca nuevamente.
Ha visto una herida en tu alita, otra niña con alfiler poca precaución tuvo y por eso aquella sangre en tu nieve roja. Te ha mirado con ojos de ternura y te ha tomado entre sus manos besando tu piquito, has sentido calidez, su inocencia, su dulzura y su candidez. Así se ha propuesto curarte aquella herida que una vez fue tu agonía y aprenderás que toda niña no juega con muñecas, y que a todas no les gusta un alfiler.

Llegando la mañana cantas más que nunca, le has traído florecillas de cien y mil colores: rositas, margaritas y hasta girasoles. Es la espera más ansiosa y ya te has perfumado. ¡Es la bella y ha llegado! Trayéndote de regalo un corazón dibujado y con creyones T.Q.M. plasmado.

El pajarito herido que una vez se ahogó entre su sangre ha dibujado con ella en sus plumitas su corazón vibrante, ha hecho de su dolor una obra arte y ha plasmando un T.A.M. como respuesta a la bella que ahora le protege, como él protege de ella.

En una pequeña jaulita te mantuvo algunos días mientras sanaba aquella herida, pero luego la puertita ella abrió para que volases tan alto como el sol. Ha comprendido que necesitas encontrar ese otro tesoro que desde hace tiempo deseas hallar, mientras ella aquí te esperaría sentada bajo el mismo árbol del mismo parque porque los tesoros se mantienen dónde han sido cuidadosamente guardados, por eso ella estaría contigo y tú estarías con ella en ese pedacito de corazón dónde el uno y el otro así se guardó.

El pajarito voló y voló, y la niña juega a esperarle allí sentada. Hasta que un día él volvió trayéndole consigo un rayito de luz, había encontrado su tesoro y había tomado un pedacito de él para traérselo, y la niña preguntó cómo pudo hacerlo, a lo cuál él le contestó: -Quería encontrar la luz más grande de la vida, y volé y volé para encontrar mi tesoro, pero antes te encontré a ti y comprendí que eras tan grande como la luz más grande, porque tú me llevaste hasta ella al darme tu corazón, y al darme tu corazón yo pude ver el Sol, y ahora he vuelto para traerte esa lucecita, el corazón que ya cuidaste y mi amor que será tuyo... de ahora en adelante-.

10:10 p.m. 31/07/06
04:40 p.m. 30/08/06

jueves, 3 de agosto de 2006

En cada lugar

DarkisX a las 6:26 p. m. 0 comentarios
[Colección Andanzas 2006]

“38. En cada lugar

Quizás el día de hoy fue como ayer

pero muy distinto a mañana,

mañana ya veré si es igual al hoy

o si depende del ayer.

De cualquier manera

si mi pie sigue en marcha al otro

seguramente cambiaré de sitio,

así como también tropezaré si no miro el piso.

Tanta es la razón de la lógica ilógica de alguna ocasión,

hay muchas cosas que parecen obvias a la vista,

otras al tacto y al gusto, pero dónde queda la locura,

y qué es la locura sin pretender definir,

¿Acaso hay que definir todo? ¿Habrá siempre una explicación?

¿Acaso es requisito para vivir ser lógicos en cada paso?

Muchas veces llegamos dando tropiezos del timbo al tambo

y detrás de los tropiezos habían razones,

que no nos beneficiaran era otra cosa, ya canta otro gallo,

no creo que siempre se pueda ser racional.

Así empiezan mis pensamientos vanos, queriendo escribir algo nuevo. El día culmina bailando con un oscurecer un poco frío y silencioso. Y yo, de espía, vigilo los movimientos de la luna, si camina o se esconde al son de la noche.

Dentro de poco tiempo se acabará la última vela que me queda, lo escaso que tenía ahorrado se ha ido al comprar dos pedazos de pan que deberán rendirme una semana. Mi viejo vestido de seda se encuentra guardado en un cajón, mientras yo ando hecha un harapo.

Por la ventana, entra un rayo de luz muy bonito que llega hasta un rincón de estas cuatro paredes; parece un cabello de luna que se ha separado un instante de las demás, quizás ha venido para darme su luz tenue o quizás para acompañarme. Pero al mismo tiempo, ha alumbrado una vieja foto de mi padre, ¡OH que bellos momentos cuando estaba aquí! Él me enseñó hacer lápices provisionales con pedazos de carbón, me enseñó a leer y escribir aunque la gente del pueblo crea que no sé.

¡OH Luna! Es tanto lo que debo contarte de mi vida, pero hay algo que me urge decirte en este momento y no sé qué es lo que me afecta en sí, es algo extraño que no había sentido antes.

En la vida he entendido qué es el hambre y la sed, qué es ignorancia e inteligencia, y qué es el arduo trabajo, pero no sé qué es esto que siento en mi pecho, es como si algo me presionara tanto que mi corazón quisiese salirse por la boca. Y duele, mucho duele. No sé si estoy enferma, pero tampoco puedo ir a un doctor. Acudí al chamán del pueblo pero me dijo que ya estaba condenada, que sufriría de esto hasta morir pero que no sería pronto, pero no me dijo cuál era la razón, ni cómo se llamaba esta enfermedad terminal. Luna cuánto desearía que me hablaras y me dijeras qué tengo, y cuál es la cura, el por qué me siento tan medio vacía, pero no es por comida o bebida, es algo que no puedo explicar y todo viene de dentro, qué puedo hacer, contéstame.

Confesiones

DarkisX a las 9:15 a. m. 0 comentarios
004. Confesiones. Mi respuesta. Waldylei Yépez.doc

Adriana era una sencilla joven, tenía un don especial para el piano pero era muy insegura de sí misma en relación a ese potencial. Su madre hizo tanto hincapié en que buscara un curso que un día, caminando por el centro de la ciudad, vio un aviso al respecto y pensó en preguntar para que le dijesen que no era buena y ya con eso su madre no tocaría más el asunto. Su actitud fue muy pesimista, pero para su sorpresa lo menos que le dijeron fue eso.

Al llegar vio a un apuesto joven que venía atenderla, él era alto y corpulento, con unos bellísimos ojos color café y una presencia de líder. La actitud que mostraba le gustó mucho, se quedo como perdida unos segundos mientras le miraba y despertó cuando él le pregunto en qué podía servirle, ella titubeo un poco pues resulta que no recordaba para qué estaba allí parada hasta que lo hizo.

Estoy aquí porque quiero conocer sobre los cursos de piano que se ofrecen -dijo entonces-. Mi madre cree que tengo una especie de “don” y no deja de molestarme con eso, le he dicho que no es así pero no hay quien pueda con ella -y sonrió-.

No es bueno que te premedites tú de esa forma -prosiguió él-. Si ella lo dice por algo será, por tu parte más bien deberías comprobarlo sin adelantarte a nada. ¿Has tocado piano antes?

Hace algunos años, mi tío me enseñó un poco antes de que tuviese que venderlo -se le noto un poco de nostalgia al decirlo-, fue una buena época.

Tengo un piano disponible, ¿Te gustaría tocar algo, así sea corto? Luego puedo darte la información sobre inscripciones, yo soy el instructor, mucho gusto me llamo Joel -y extendió su mano mientras sonreía-.

Mucho gusto yo soy Adriana -sonriendo de igual manera-. Pues no recuerdo muy bien cómo tocar, pero no despreciaré tu ofrecimiento. Veamos qué resulta.

A Joel le había gustado el desenvolvimiento de Adriana, así que hizo lo que pudo para inducirla a inscribirse, y ella lo hizo después de mucha indecisión. En el grupo había algo que le molestaba y eran unas compañeras, tenían una actitud de grandeza y discriminación que no le gustaba, pero ella sabía que no estaba allí por ellas sino para aprender, así que opto por ignorarles siguiendo la frase de: vive y deja vivir.

lunes, 31 de julio de 2006

Sinceramente... ¡Bien!

DarkisX a las 4:36 p. m. 0 comentarios
001. Sinceramente... ¡Bien! Mi respuesta. Waldylei Yépez.doc

Ya me ves, aquí estoy
caminando a paso firme en el mundo,
a paso firme y decidido
porque quien fui ayer, ya hoy se ha ido.
De mis recuerdos
mi memoria se deshizo,
ayer caminando por la playa
me tope con un diamante en el mar,
el diamante tenía tu nombre
pero luna se hizo a llamar.
Durante mucho me acompañó en el camino
y con eso sólo me hizo llorar,
eso sólo has hecho en vida
que sienta tristeza y un gran sollozar.
Mis palabras hacia atrás se fueron,
volvieron hacia las noches que dije: te quiero,
luego se dirigieron al frente
hacia el horizonte azul de mi mente
donde el sendero mostró tu llegar
de la mano de mi mejor amiga, o así se hacía llamar,
con tu sonrisa vienes ahora a preguntar: -¿Cómo estás?-
La careta le queda muy bien al payaso,
la locura le queda muy bien al amor,
pero mis lágrimas ni siquiera de odio mereces
pues ahora veo que más que la nada no eres,
eres tan mísero que nada tienes que ofrecer,
desdichado con careta de risa
y de un interior hecho trizas.
No vale la pena vivir del ayer,
no tiene caso vivir con rencor,
hasta el recuerdo se ha desvanecido,
puedes continuar tu camino
mientras yo soy libre en mi destino.
Siga ahogado en su soledad,
vaya y muestre lo que usted llama felicidad,
mientras yo me libero de sus cadenas, de su crueldad,
y para terminar y sellar mi nunca más
le regalo mi sonrisa la que nunca tendrá.
-¿Cómo estás?-
Sinceramente… ¡bien!,
pero en realidad…
ya no recuerdo quién es.

8:36 p.m. 31/07/2006

Brizna

DarkisX a las 12:53 p. m. 0 comentarios
006. Brizna. Mi respuesta. Waldylei Yépez.doc

El más grande tesoro y misterio, que jamás podrá ser igualado, de seguro es el amor. Tesoro porque es muy difícil de conseguirlo y pues es invaluable al fin; Misterio porque nadie sabe cómo actúa ni dónde se encontrara, pero sabemos que aparece como de la nada y provoca grandes cambios tanto en nuestro ser como en nuestro entorno. Algunos piensan que es un juego en sentido figurado y literal de la palabra. Cada quien tiene su opinión al respecto.

Pero así como existe el amor irrompible (creo profundamente en ello aunque muchos puedan contradecir en su creencia) también existe otro amor mucho más fino que sí puede romperse, y que en general, es el que la mayoría conocemos. La Brizna del Amor, ¿Cuántas veces nos ha hecho llorar? Y ¿Cuántos de nosotros se ha decepcionado del amor creyendo que es esa brizna? Muchos, muchos.

Grandes edificios se han construido y han sido derrumbados para construir nuevos, pero muy pocos edificios sumamente importantes han sido deshechos, si hay problema en alguna parte es restaurado, como así sucede con las reliquias que forman las casas coloniales. Si comparamos esto con el amor y su brizna podemos ver que hay parejas que deshacen la unión y forman una nueva, quizás les vaya mucho mejor o quizás se lamenten porque los cimientos no tienen tanta calidad como el primero; una buena apariencia es otra preocupación, pero esto no constituye una garantía de que servirá por muchísimo tiempo, la garantía la da asegurarse de que todos los elementos sean buenos y que se haga un buen trabajo en la construcción. Hablando de edificios, la apariencia es lo segundo que puedes notar puesto que lo primero que se visualiza es la estructura y a partir de ella su exterior, pero es algo que difiere con las personas pues primero se busca la apariencia y se termina con un edificio bien pintado pero con un interior descuidado. Por su parte, las edificaciones sumamente importantes se restauran con mucho cuidado para preservar lo máximo que se pueda de su origen, se mejora para que continúe por mil años más pero no se cambia su ser, simplemente se adapta.

El amor tiende a ser más adaptable, no es cuestión de cambiar a la pareja sino de acompasarse con ella. Valorar los esfuerzos, sentimientos y virtudes, ¡y no faltaba más! Tolerar los defectos porque así como él o ella los tiene, yo los tengo.

¡El Amor y su Brizna! Se pueden separar pero lo que es realmente difícil es constatar cuál tenemos al frente, sólo se puede agregar que su verdadero nombre saldrá a la luz en algún momento.

Ayer me tope con la brizna y me acompañó un rato en mi sendero, hoy sólo quiero encontrarme al amor para que me lleve por el camino que la brizna, de su existencia, sólo me mostró.

4:53 p.m. 31/07/2006

viernes, 16 de junio de 2006

Phantasma

DarkisX a las 6:43 p. m. 0 comentarios
[Colección Andanzas 2006]

“37. Phantasma

Mi amor, voy a casa con inmensas ganas de darte mi cariño por eso espero que te halles anhelando mi llegar, pero miro y me doy cuenta que no ha sido así. Todo seguía tan intacto como cuando me fui. Decidí esperarte entonces sentada en el sofá, esta vez trataré de no quedarme dormida pues quiero que lo primero que veas sea mi sonrisa.

Hoy quiero repasar los momentos más felices porque ¿Sabes? He descubierto que si piensas en las cosas buenas constantemente, por más que el tiempo pase, no lo olvidarás… es cierto también que llegan junto a ellas algunas no muy buenas, y sé que no soy inocente del todo y que como humana he errado. Sólo, sólo quiero decir unas palabras, no haré un discurso amor lo prometo, yo… no sé por dónde empezar quizás por el principio o quizás por el comienzo, y tampoco sé si llamarte por teléfono o irte a buscar, o si simplemente como hace rato me siento a esperar.

Amor, he buscado en tu cuerpo el hogar que no he tenido, y siempre anhele que me tocaras una y otra vez con tus manos de ternura, con tus labios de ilusión. Cada vez que cerraba los ojos estabas tan claro, allí esperabas por mí. Tu calidez cubría todo a su paso porque era tu amor, eras el todo para mí.

Quiero vivir todas esas cosas de nuevo pero que no seas un Phantasma, ya no quiero dormir con la fantasía sino que tus manos me lleven a ella, no quiero besar a la nada sino que quiero que estés en todo.

Mi Phantasma, eso has sido de un tiempo para acá.
Pero ya no lo quiero,
yo quiero estar contigo,
estar a tu lado, así como el pasado.

10:43 p.m. 16/06/2006

miércoles, 7 de junio de 2006

¿A dónde fue?

DarkisX a las 6:58 p. m. 0 comentarios
[Colección Andanzas 2006]

“36. ¿A dónde fue?

Un día, como varios caminos, caminamos,
pero éste no era como otros.
Nuestros rostros decían mucho,
los gestos podían hablar sin palabras,
ya no eran las miradas,
ya no eran como ayer
y ahora me pregunto: ¿A dónde fue?

¿Dónde quedaron guardados los momentos?
Aquellos en los que podía tomarte de las manos,
donde podía hablarte con mucha delicadeza y con un alto respeto,
quizás se han perdido, quizás ya se han ido.
¿Dónde quedaron las promesas?
¿A dónde se fueron tus caricias?
¿Y ahora de quién son tus labios?

Muchas mañanas desperté lejos
pero no significaba que de ti me olvidaría,
ni que yo destrozaría ese mundo de ensueño
que tanto nos costo construir.

Una vez más hoy desperté aletargado,
mi modo de escape a tu fantasma es dormir
pero en sueños regresas a mí,
creí que con hacerme el fuerte bastaría
pero apenas alcanzo a ser payaso
con su careta de risa
y dentro su negro llanto.

Dude, muchas veces dude de ti,
de mí y de nosotros,
no pretendía enamorarme, ni quería hacerlo,
quizás no lo vuelva hacer,
no porque sea malo amar,
es malo el no corresponder,
el prometer y el nada hacer.
Alguna vez pensé que esto así terminaría
y me decía que diría: ¡Qué más da!,
si me deja, ¡Ya qué importa!
si la dejo, ¡Será igual!
pero ahora que ha pasado, ¡El dolor me matará!
pues me siento destrozado, me siento aniquilado.

¿En qué rincón has puesto ese peluche?
¿En el cesto de basura, mi rosa encontraré?
¿Acaso odias la canción que te hace recordarme?
¡Por Dios dime! ¿Acaso te dolió?
¿Será que sólo yo he llorado?
Pero para qué decírtelo,
no sé si te jactarás con mi desgracia
y dirás a tus amigos que comiendo de tu mano me tenías,
creí que de todo tuve la culpa, pero no fue así,
lo cierto es que ya no me quieres, y yo aún sí.

¿A dónde? ¿A dónde?
¿A dónde se van las sonrisas?
Mis fotos y cartas, seguro son cenizas,
mi cama y mi almohada han perdido tu olor,
¿Qué haré con la chaqueta que dejaste en mi balcón?
¿Qué hay con las letras que te escribí algún día?
¿Qué digo si por ti pregunta mi madre o mi tía?
¿Qué hago con las flores que en la esquina te compré?
¿Qué harás con los discos que en tu radio yo dejé?
¿Qué nuevo sitio en vacaciones irás a conocer?
¿Qué pasará con el regalo del que una vez te hablé?
Que si lloro, que si río o si me amargo,
¿Acaso ya no importa lo que juntos pasamos?
¿Acaso ya no importo?

No sé si más me duele el no tener respuestas
o que tus respuestas mucho duelan.
Pero antes de irme lejos de tu estar
necesito saber a dónde fue a volar…

¿A dónde fue el amor? ¿Dónde lo vuelvo a encontrar?

07/06/2006 10:58 p.m.

martes, 6 de junio de 2006

Mi renuncia

DarkisX a las 9:15 a. m. 0 comentarios
[Colección Andanzas 2006]

“35. Mi renuncia

Sé que quizás esperabas algo más de mí pero esto no. Cuando ves un ave volando alto dices que es hermosa, pero no cuando anda tan cerca del pantano. Mi ciudad camina tanto como corre, y mucho pasamos desapercibidos en la existencia, más cuando queremos escondernos porque estamos siendo destruidos masivamente en cada porción. Sé que prometí nunca dejarme vencer, sé que juré que seguiría así el mismísimo mundo cayera sobre mí, pero no trataba de hacer de mi promesa la carga más pesada o no esperaba que eso sucediera. Cuando hablaba con mi padre sentía que me escuchaba y prometía y prometía, pero mi escudo se ha desvanecido y quiero renunciar.
Sabía que muchas eran mis dificultades y problemas, pero ahora necesito que me hables otra vez como la vez pasada porque a veces olvido qué debo hacer y seguir, qué parte de la ciudad debo mirar. En alguna oportunidad mi destino se torció y pude volver a enderezarlo, sin embargo ahora siento que no puedo más y quiero presentar mi renuncia pues siento que perdí la habilidad de volar, que he perdido mis alas en medio de tanta tempestad, que volar ya no es para mí y que sólo quiero llorar mientras digo que renuncio.
Y si renuncio sigo decepcionándote, pero cómo prometer seguir si no puedo hacerlo, por eso renuncio porque la verdad no hay nada que seguir mientras me sigo destruyendo. Por favor háblame otra vez.
Alzo mi bandera blanca pues ya casi no puedo respirar, ya no puedo volar a la ciudad, perdóname.
Ojala algún día entiendas, o yo entienda por qué debo seguir. Por ahora si miro mis pies han sido pegados con cemento y mi horizonte cada vez esta más lejos. Necesito un nuevo escudo que me proteja en las batallas a encontrar, pero qué hago ahora cuando todo en mis manos se ha desvanecido, quizás sí deba llorar para quitarme la carga en mis ojos. Muéstrame una salida porque ahora no puedo verla con tanta neblina.
Siempre trate de ser la mejor y eso esperaban de mí, pero no sé qué ha pasado con esos sueños y metas, quizás las perdí en el camino o están escondidas detrás de mis ojos pero no puedo verlas, y ya no tengo nada.
Cuando mi corazón vuelva a latir seguro sentiré tu energía en mí y podré volar, pero ahora siento que poco a poco deja de sonar con tantas cosas, quiero renunciar porque mis cargas no las puedo soportar, porque creo que ya nada puedo hacer.
Espero tú me puedas ayudar a continuar, y así evitar este lamentable renunciar.

6/06/2006 1:15 p.m.

viernes, 2 de junio de 2006

De frente a la realidad

DarkisX a las 11:13 a. m. 0 comentarios
[Colección Andanzas 2006]

“34. De frente a la realidad

Simplemente soy yo quien escribe, una voz dentro de mi mente me dice qué hacer, que actúe de manera libre y que los ángeles no existen, que llevo miles de segundos sentada frente a una fantasía dejando la realidad de lado, pero resulta que ella siempre vuelve. Deje que mi destino me guiará a dónde creí debería ir y pasaron los minutos en los lugares donde debí estar y de donde sólo me ausente pues di más importancia al resto de las cosas que a las más importantes, y cuando la gente se da cuenta que te va mal porque fuiste descuidado y porque ya no eres tan bien como ellos creían se ciegan a culparte pero nunca se preguntan por qué actúa de esa manera, porque una carrera vale más que un caminito pequeño, porque un titulo te da cuanta posibilidad no te da un buen trato, pero veme rompiéndome por dentro. Aquí estoy a solas con mi conciencia, pues sí tengo una, dicen que no aprendí de mi pasado pero no sé qué debo creer en sí.

Fuera de la línea de lo aceptable me detuve a mirarla mientras la gente me espera al otro lado pero nunca toman en cuenta que no quiero atravesar esa línea, que de ese lado no quiero estar aunque ellos crean que para mí es lo mejor. Quizás mi destino este escrito o quizás no, pero lo cierto es que me siento como una piedra en medio de la arena que me hunde totalmente, y creo que las cosas están mal pero qué más puedo hacer si no puedo moverme. Estoy sola en medio de la nada y ni siquiera tengo lágrimas para llorar porque resulta que las piedras no lloran, pero veme aquí sin poder respirar esperando que el próximo día llegue, aunque solo deseo que el dolor pase porque me siento mal en medio tanta arena que me ahoga.

Soy sola y me siento sola rodeada de agua y arena, quiero no sentir lo que ocurre pero mi piel arenosa comienza a sudar lágrimas rojas, llamando dentro de mí a la última esperanza que puedo sentir pero nada me escucha y nada me mira, quizás porque mis ángeles murieron y los otros se decepcionaron de que soy lo que soy, pero más triste es saber que quiero llorar y no puedo, que quiero hablar y ya nadie me quiere escuchar.

¿Será el destino que me puso aquí? ¿Para qué? ¿Para darme cuenta que en serio no soy nada?

No me dejes así, sola conmigo porque mi camino fue errado, porque aún espero dejar de ser una piedra y dejar de estar sola...

No quiero morir pero no sé qué hacer, no quiero escuchar más insultos ni la excusa de mi mente de que esto no es real, pues la realidad esta aquí de frente a mí y de a poco me aplasta como un pequeño objeto que no tiene sueños y que sólo esta solo.

Ya no quiero seguir aquí llena de llanto que no sale a la luz porque soy una piedra, aún espero, aún espero aunque sea para seguir esperando.

De frente a la realidad hay otros caminos, pero maldita sea dónde están que ya no puedo ver nada, ni sentir ni escuchar.

Sólo eligen qué será mejor para mí, pero nunca me lo preguntaron a mí.

02/06/06 3:13 p.m.

viernes, 19 de mayo de 2006

Con la piel del mar (Versión Para El Escriba)

DarkisX a las 9:09 p. m. 0 comentarios
Con la piel del Mar (Por y para Issa María Giralt)

Hoy es como cualquier otro día en la playa, en esta playa que se ha vuelto mi vida, mi tiempo y el amor que tanto idealizo. Mi nombre es María de las Casas, soy joven es lo que diré pues mi edad no importa, pienso que todos los días seré una niña y una mujer al mismo tiempo, lo que ya no soy es tan ingenua como ayer pues el ayer me visitó junto a quien era mi mar. Supongo que un día todos encontraremos nuestro mar, y ¿Qué es el mar? pues eso que te hace volar entre las nubes y suspirar más de un millón de veces, que te hace cosquillas en la panza y te pone a temblar como gelatina.

Estoy sentada en la orilla junto a una pequeña fogata que he construido, la luna menguante y el agua serena me acompaña; a lo lejos se escuchan mis pensamientos soplando las palmeras. Esta noche decidí contarme mi historia, esa historia que nadie conoce y que nadie sabrá pues muy dentro la he guardado en un cofre, pero hoy quiero escribirla y también quemarla, volver atrás para borrarlo todo o mejor arrancar esa página, no negando lo que pasó sino comprendiéndolo y liberándolo para que las olas se lo lleven. Esta es la historia que viví, con la piel del mar…

I

Hace algún tiempo, lo suficiente para olvidar algo y tan poquito como para recordarlo, vino un viejo amigo forastero a pasar sus vacaciones junto a la playa. Quedamos en que todos los demás amigos nos encontraríamos por la noche en la orilla para celebrar con música popular y un gran banquete. Ese día fui tan sencilla como siempre he sido, aunque el resto de las chicas vistieron de fiesta. Me quede cerca de la mesa donde había algunos dulces y refrescos mientras mis hermanas bailaban cerca de la gran fogata. Mi amigo el forastero se acercó a donde me encontraba para saludarme, luego de poco tiempo me dijo que quería presentarme a alguien que le había acompañado en tal viaje, fue cuando le llamó y esa persona se puso de pie ante mí, sentí cuán especial era de inmediato, esa noche llegué a casa y dije a mis padres que había conocido a alguien muy interesante y que esperaba encontrarlo luego.

A la mañana siguiente volví al trabajo. Ese día me fui sin desayunar pues me había despertado muy tarde, así que pase por un pequeño restaurante y allí encontré a mi mar (así llamé a la persona interesante), por suerte se acordó de mí y me sonrió, nos saludamos y me invito a desayunar pues no quería hacerlo solo, yo acepte por dos razones: él era lindo y tenía hambre también. Estuvimos conversando un rato hasta que recordé que tenía que trabajar, así que me fui muy deprisa pero antes me hizo prometerle que más tarde le vería en la orilla de la playa.

Esta vez me arreglé otro poquito, no quería verme tan desaliñada para cuando lo volviese a ver. Llegué al atardecer y él ya estaba sentado viendo tan bello espectáculo natural, me senté a su lado y platicamos de todo un poco, también hablamos del Amor y yo le dije que le llamaba Mar al Amor, con curiosidad me pregunto por qué y le respondí: “Porque lo único tan amplio que existe como el amor es el mar, porque amor es una palabra gastada para muchos que ya no creen en él, dicen que eso no existe porque no puedes encontrarlo ni verlo, entonces prefiero llamarlo mar porque a él sí puedes verlo y tocarlo, y medir cuán profundo es, sentir cómo te baña por completo, cómo te hace flotar sin necesidad de tener magia o alas. Sé que encontraré mi mar, quizás este más cerca de lo que creo, quizás no tanto pero con la misma fuerza anhelo sentirlo y que lo sientan por mí.”

Él me dijo que buscaba ese amor, o ese mar como yo le llamaba, pero que hasta ahora no lo había encontrado, supongo que estábamos en la misma situación, perdidos en un río que supuestamente va hacia el mar pero que nunca termina de llegar…

II

Mis sueños salieron de lo común, ahora aparecía un cielo con nubes y sol, la playa y él… él y su sonrisa que quería mía, sus labios que quería míos, sus ojos que sólo a mí miraran, era mi sueño y allí estaba volviéndose de a poco en mi realidad, en esa que me hacía enormemente feliz, segura y activa, donde podría llevarme al mundo, porque sentía al mundo en mis manos, así me sentía de plena. Llena de mar cuando me decía - Te Quiero -, - Te Extraño - y - Te Necesito -, llena de añoranza y de ideas.

Una majestuosa noche de luna llena de color rojo y un hermoso cielo tachonado de estrellas fue el ambiente más perfecto aquella noche, muy romántico y solitario, asimismo el silencio cubría todo, yo podía escuchar su mirada y cómo ésta poco a poco me desnudaba. Se acercó con suma dulzura tocando mi mejilla y besando con mucha pasión mis ya desnudos labios, acariciando mis cabellos que sueltos se movían porque él jugaba con ellos, con mi boca y mis manos. Fue la noche más perfecta, la noche donde se consumaba mi amor o mi mar, donde el viento no hacía bulla para no quitarnos la serenidad de la playa y del tiempo, donde la luna engalanada me sonreía mientras yo me sentía protegida entre sus brazos.

Alguna vez me escribió algo muy lindo, era como poesía, trate de hacer lo mismo pero no pude, creo que me comunico mejor con las palabras así que le dije: “Aunque no pueda escribir lo mejor del mundo, ni tenga palabras para hacerlo porque no soy una estudiada en letras, lo poco que puedo decirte o lo que siempre quiero decirte lo sabes, yo te amo y no habrá letras que puedan expresar algo más grande que eso, y me gustaría demostrarlo en todas las formas que necesites, no puedo negar que quiero estés conmigo por siempre pero también quiero que tú lo quieras así. Siempre te respetaré y te amaré pase lo que pase, y aunque los tiempos sean duros prometo nunca dejarte solo, porque yo quiero ser uno solo contigo. Eres mi sol, eres mi vida y yo daría la vida por ti, eres mi Mar, mi playa y mi arena… eres todo lo que soy.”

III

Poco tiempo luego deje de verlo tan constante como quería hacerlo, me extrañaba porque sentía distancia entre los dos y a decir verdad no me gustaba. Fui a buscarle y con una pizca de indiferencia me saludo, me sentí muy confundida y pensé que había tenido un mal día pero igual no era excusa para tratarme así, cuando quise preguntarle algo me dijo que no quería seguir con lo que éramos, que esto se acababa, aquí me termine de confundir pues no entendía lo que había pasado o lo que pasaba, y aunque no explicó mucho (en realidad no explicó nada) me dejó muy en claro que nunca me había amado. Así fue como luego se fue a su lugar de origen y jamás supe nada más.

Veme aquí con miras al horizonte y escribiendo sobre estos pedazos de papel. Hay muchos por qué que no tendrán respuestas nunca, pero supongo que ese Mar tenía sus razones para irse. Mis días después fueron bastante tristes y donde mi amor paso a ser odio pues no le perdonaba haberme dicho -Te Quiero- sin sentirlo, haber jugado conmigo ayudado por su gran retórica, pero más grande eran los reproches para mí misma porque me sentía como una tonta por haberle creído, pero no tardé en darme cuenta que yo era mi principal fuente de dolor, que el amar conlleva a sufrir y que quien no ama nunca será completo, que querer y amar son dos cosas muy distintas. Terminé perdonándome y perdonándole, supongo que nunca sabrá lo que ha causado su juego de aventuras, pero yo sí sé pues me enseñó a amar aunque duela hacerlo.

Quería conocer el Mar, y creí hacerlo con esta persona pero no fue así, simplemente conocí su piel o su manto, el verdadero Mar es profundo e infinito, no es cobarde ni traidor. Se me mostró cómo era ese Mar pero aún no llega el momento para navegar en él, sólo vi su piel y es más bello de lo que jamás pensé. El Mar a mí se mostrará a su momento, por ahora ha valorar lo que ha sucedido y ha dejarlo ir pues cada cosa nos enseña algo más de este Océano llamado Vida, donde hay belleza y oscuridad y es tan amplio y profundo que quién quiera saberlo todo, nunca sabrá nada.

Conviví con la piel del Mar, y aquí sentada espero lo que haya que esperar…

Creí tener el mar en mi bolsillo,
y cuando quise verlo...
ya no estaba.
Quizás nunca fue mío,
tal vez siempre fue nada,
ya no era mi secreto,
mi verdad encontrada,
un trozo de la esquina,
un alma aprisionada...
La piel de mar no era,
lo que tanto buscaba.
El calor que no hubo,
el perdón que negaba,
el valor de un susurro,
el dolor que callaba...
al mar nunca lo tuve,
el sueño no soñaba...
Quizás nunca fue mío
tal vez siempre fue nada.

lunes, 17 de abril de 2006

Con la piel del mar

DarkisX a las 10:22 a. m. 0 comentarios
 [Colección Andanzas 2006]

33. Con la piel del mar.

Antes de dar inicio a esta pequeña historia quería hacer un comentario. Llevo algún tiempo fuera de la narrativa por intentar incursionar en otro tipo de letras, pero en definitiva este es mi origen, creo que poco a poco va uno creciendo en distintos aspectos y dentro de las propias letras. Este texto esta basado en la pieza poética de Issa María Giralt que lleva por nombre “La Piel del Mar”, e incluso la presente esta dedicada a esta persona. Cuando recién llegué al Sitio del Artista tenía unas historias para mostrar, era muy novata para entonces y decía que no era lo suficientemente buena para escribir poesía (para ese tiempo no conocía el gran texto libre), y me limitaba simplemente. Más tarde conocí las piezas de Issa dentro de la página y de inmediato nace mi más profunda admiración, y me dije: “Yo quiero escribir como ella”, en cierta manera era mi modelo a seguir, desde ese día hasta hoy mi cariño y mi amistad de pie por siempre. Un abrazo Issita y espero tu comentario como también espero te guste esto.

Con la piel del Mar

Hoy es como cualquier otro día en la playa, en esta playa que se ha vuelto mi vida, mi tiempo y el amor que tanto idealizo. Mi nombre es María de las Casas, soy joven es lo que diré pues mi edad no importa, pienso que todos los días seré una niña y una mujer al mismo tiempo, lo que ya no soy es tan ingenua como ayer pues el ayer me visitó junto a quien era mi mar. Supongo que un día todos encontraremos nuestro mar, y ¿Qué es el mar? pues eso que te hace volar entre las nubes y suspirar más de un millón de veces por segundo, que te hace cosquillas en la panza y te pone a temblar como gelatina.

Estoy aquí, sentada en la orilla junto a una pequeña fogata que he construido, la luna menguante se encuentra y el agua tan tranquila y serena, me acompaña el silencio también junto a la soledad, a lo lejos se pueden escuchar mis pensamientos soplando las palmeras que a mis espaldas se encuentran. Esta noche decidí contarme mi historia, esa historia que nadie conoce y que nadie sabrá pues muy dentro la he guardado en un cofre, pero hoy quiero escribirla y también quemarla, volver atrás para borrarlo todo o mejor arrancar esa página, no negando lo que pasó sino comprendiéndolo y liberándolo para que las olas se lo lleven. Esta es la historia que viví, con la piel del mar…

I

Hace algún tiempo, lo suficiente como para olvidar algo y al mismo tan poquito como para recordarlo, me encontraba como siempre ayudando a mi padre con su trabajo y sus redes de pesca.

Un día llegó un viejo amigo forastero a nuestro lugar para pasar sus tan merecidas vacaciones junto a la playa, luego quedamos en que todos los demás amigos nos encontraríamos por la noche en la orilla para celebrar con música popular y un gran banquete. Ese día fui tan sencilla como siempre he sido, aunque el resto de las chicas vistieron de fiesta pues sus rostros maquillaron y sus cuellos adornaron, yo no sabía que iba ir tanta gente pero así fue. Me quede cerca de la mesa donde había algunos dulces y refrescos mientras mis hermanas y sus amigas bailaban cerca de la gran fogata. Mi amigo el forastero se acercó a donde me encontraba para saludarme, luego de poco tiempo me dijo que quería presentarme a alguien que le había acompañado en tal viaje, con muchísimo gusto le dije que estaba bien, fue cuando le llamó y esa persona se puso de pie ante mí, sentí cuán especial era de inmediato a pesar de no haber podido platicar tanto como me hubiese gustado, esa noche llegué a casa y dije a mis padres que había conocido a alguien muy interesante y que esperaba encontrarlo luego.

A la mañana siguiente volví al trabajo. Ese día me fui sin desayunar pues me había despertado muy tarde, dejé solos un rato a mis compañeros de faena mientras iba a tomarme un jugo y desayunar algo pues mi trabajo era duro por tanto debía tener fuerzas, en ese pequeño restaurante encontré a mi mar (me referiré a la persona interesante de esa manera a partir de ahora), por suerte se acordó de mí y me sonrió, me pareció muy lindo también, nos saludamos y él me invito a desayunar pues no quería hacerlo solo, yo acepte por dos razones: él era lindo y tenía hambre también. Estuvimos conversando un rato hasta que recordé que tenía que trabajar, así que me fui muy deprisa pero antes me hizo prometerle que más tarde le vería en la orilla de la playa.

Esta vez me arreglé otro poquito, no quería verme tan desaliñada para cuando lo volviese a ver. Llegué al atardecer y él ya estaba sentado viendo tan bello espectáculo natural, me senté a su lado y platicamos de todo un poco, también hablamos del Amor y yo le dije que le llamaba Mar al Amor, con curiosidad me pregunto por qué y le respondí: “Porque lo único tan amplio que existe como el amor es el mar, porque amor es una palabra gastada para muchos que ya no creen en él, dicen que eso no existe porque no puedes encontrarlo ni verlo, entonces prefiero llamarlo mar porque a él sí puedes verlo y tocarlo, y medir cuán profundo es, sentir cómo te baña por completo, cómo te hace flotar sin necesidad de tener magia o alas. Sé que encontraré mi mar, quizás este más cerca de lo que creo, quizás no tanto pero con la misma fuerza anhelo sentirlo y que lo sientan por mí.”

Él me dijo que buscaba ese amor, o ese mar como yo le llamaba, pero que hasta ahora no lo había encontrado, supongo que estábamos en la misma situación, perdidos en un río que supuestamente va hacia el mar pero que nunca termina de llegar…

II

Mis sueños salieron de lo común, antes soñaba con una hermosa casa que construir y dentro de ella un hogar, niños saltando de aquí para allá, mucha pesca que recoger y mi excursión por los cuatro horizontes de mi mar, pero ahora sólo aparecían un cielo con sus nubes y su sol, la playa y él… él y su sonrisa que quería mía, sus labios que quería míos, sus ojos que sólo a mí miraran, y todo de la noche a la mañana, pero era su presencia y sus palabras, la poderosa retórica que le acompañaba, era mi sueño y todo lo que había pedido tener, y allí estaba caminando en mi mente, en mi casa y en mi playa, y poco tardó para caminar en mi piel.

¡De sueños! De sueños se vive, se camina y se muere porque mi sueño se volvía de a poco en mi realidad, en esa que me hacía enormemente feliz, segura y activa, donde podría llevarme al mundo, porque sentía al mundo en mis manos, así me sentía de plena. Llena de mar cuando me decía - Te Quiero -, - Te Extraño - y - Te Necesito -, llena de añoranza, de ideas y de sueños.

Pequeñas historias nos contamos, más y más largas fueron nuestras miradas y nuestros besos, la necesidad del uno por el otro y la inmensa alegría por su compañía.

Una majestuosa noche de luna llena de color rojo y un hermoso cielo tachonado de estrellas fue el ambiente más perfecto aquella noche, muy romántico y solitario, asimismo el silencio cubría todo, yo podía escuchar su mirada y cómo ésta poco a poco me desnudaba. Se acercó con suma dulzura tocando mi mejilla y besando con mucha pasión mis ya desnudos labios, acariciando mis cabellos que sueltos se movían porque él jugaba con ellos, con mi boca y mis manos.

Fue la noche más perfecta, la noche donde se consumaba mi amor o mi mar, donde el viento no hacía bulla para no quitarnos la serenidad de la playa y del tiempo, donde la luna engalanada me sonreía mientras yo me sentía protegida entre sus brazos.

Feliz me sentía días siguientes, planee ir a una cercana isla al parecer muy romántica, quería que mi mundo rosa siguiera como hasta ahora, tampoco quería presionar nada pero mi mundo mental en su total libertad construía castillos de felicidad para siempre.

Otro día se me ocurrió buscar rosas, preparé una cena muy linda con comida exquisita y algo no tan fuerte para tomar, pusimos todo en un sitio con una vista increíble del atardecer. Ese día él también llevo rosas, al final casi al despedirnos yo escribí sobre la mesa con pétalos la frase: -Te Amo-, y él sólo sonrió.

Alguna vez me escribió algo muy lindo, era como poesía, trate de hacer lo mismo pero no pude, creo que me comunico mejor con las palabras así que le dije: “Aunque no pueda escribir lo mejor del mundo, ni tenga palabras para hacerlo porque no soy una estudiada en letras, lo poco que puedo decirte o lo que siempre quiero decirte lo sabes, yo te amo y no habrá letras que puedan expresar algo más grande que eso, y me gustaría demostrarlo en todas las formas que necesites, no puedo negar que quiero estés conmigo por siempre pero también quiero que tú lo quieras así. Siempre te respetaré y te amaré pase lo que pase, y aunque los tiempos sean duros prometo nunca dejarte solo, porque yo quiero ser uno solo contigo, quiero protegerte, comprenderte y ser igual de dulce y tierna pues nada cambiará, lo prometo. Eres mi sol, eres mi vida y yo daría la vida por ti, eres mi Mar, mi playa y mi arena… eres todo lo que soy.”

III

Poco tiempo luego deje de verlo tan constante como quería hacerlo, me extrañaba porque sentía distancia entre los dos y a decir verdad no me gustaba. Fui a buscarle y con una pizca de indiferencia me saludo, me sentí muy confundida y pensé que había tenido un mal día pero igual no era excusa para tratarme así, cuando quise preguntarle algo me dijo que no quería seguir con lo que éramos, que esto se acababa, aquí me termine de confundir pues no entendía lo que había pasado o lo que pasaba, y aunque no explicó mucho (en realidad no explicó nada) me dejó muy en claro que nunca me había amado. Así fue como luego se fue a su lugar de origen y jamás supe nada más.

Veme aquí con miras al horizonte y escribiendo sobre estos pedazos de papel. Hay muchos por qué que no tendrán respuestas nunca, pero supongo que ese Mar tenía sus razones para irse. Mis días después fueron bastante tristes, llenos de llanto y de dolor donde mi amor paso a ser odio pues no le perdonaba haberme dicho -Te Quiero- sin sentirlo, haber jugado conmigo ayudado por su gran retórica, pero más grande eran los reproches para mí misma porque me sentía como una tonta por haberle creído, pero no tardé en darme cuenta que yo era mi principal fuente de dolor, que el amar conlleva a sufrir y que quien no ama nunca será completo, que querer y amar son dos cosas muy distintas. Terminé perdonándome y perdonándole, supongo que nunca sabrá lo que ha causado su juego de aventuras, pero yo sí sé pues me enseñó a amar aunque duela hacerlo.

Quería conocer el Mar, y creí hacerlo con esta persona pero no fue así, simplemente conocí su piel o su manto, el verdadero Mar es profundo e infinito, no es cobarde ni traidor. Se me mostró cómo era ese Mar pero aún no llega el momento para navegar en él, sólo vi su piel y es más bello de lo que jamás pensé. El Mar a mí se mostrará a su momento, por ahora ha valorar lo que ha sucedido y ha dejarlo ir pues cada cosa nos enseña algo más de este Océano llamado Vida, donde hay belleza y oscuridad y es tan amplio y profundo que quién quiera saberlo todo, nunca sabrá nada.

Conviví con la piel del Mar, y aquí sentada espero lo que haya que esperar…


Creí tener el mar en mi bolsillo,
y cuando quise verlo...
ya no estaba.
Quizás nunca fue mío,
tal vez siempre fue nada,
ya no era mi secreto,
mi verdad encontrada,
un trozo de la esquina,
un alma aprisionada...
La piel de mar no era,
lo que tanto buscaba.
El calor que no hubo,
el perdón que negaba,
el valor de un susurro,
el dolor que callaba...
al mar nunca lo tuve,
el sueño no soñaba...
Quizás nunca fue mío
tal vez siempre fue nada.

Waldylei C. Yépez Y. & Issa María Giralt
 
Safe Creative #0901212439155 Safe Creative #0812240119325

Waldylei Yépez by DarkisX.Com.
Copyright © 2001-2017.
Template by Ipietoon