lunes, 2 de enero de 2006

, ,

No vendrás

Mirando la piel del agua
en la tranquilidad de la bañera,
y las olas que llegan hasta la tierra,
aquella que forma el vientre
junto a sus dos firmes islotes.

Perdiéndose en la paz del océano
que a la vez se vuelve separador,
en la ausencia de ese anclaje
que daría inmensa alegría al puerto.

Fantaseando una visita que una vez se haría
en mis sueños,
para cumplir la promesa hecha algún día
perdida en el tiempo.

Hablando con el viento que no deja de soplar
quien me ha confesado lo que no quise aceptar,
que nunca vendrías a mi isla
ni apoyaría mi cabeza en tu hombro,
que tus brazos no me protegerían
ni tus palabras me reconfortarían.

Pero todo puede cambiar, no dejo de soñar.
Ven a mí aunque sea un momento,
un nuevo romance podría nacer,
ése que nunca te atará, que nada malo traerá,
que tantas cosas quiere darte,
y muchas otras quiere hablarte.

Sin embargo, no vendrás,
aunque quiera darte tanto, no lo harás,
será el destino o no, no vendrás,
para qué soñarte, no lo harás.

En tanto tiempo u ocasión
mientras camino por la orilla,
jugando con la arena entre mis dedos
o acariciando las olas como el viento
me perdía en fantasías,
pensando en muchas cosas
que nunca pasarían, porque tú nunca vendrías.

Así viviré de sueños,
sobre lo que no se puede,
dejando de lado cosas,
y entre las espinas de mis rosas.



Waldylei Yépez



Datos del archivo:

013.No vendrás.Colección Mi Alma.Waldylei Yépez.docx
02/01/06 12:59 a.m.

¿Te ha gustado este contenido? Por favor, ayúdanos a mantener el sitio con una donación.

¡Gracias por tu apoyo!