miércoles, 8 de marzo de 2006

,

Solo quería decirte

[Colección Andanzas 2006]

24. Solo quería decirte

Mi valioso sueño, mi adorable amor,
Hoy me he despertado con muchas ganas de verte, aunque toda la noche conmigo estuviste mientras caminabas por sobre mis pensamientos, pero esta mañana me haces más falta que nunca, jamás he dejado de pensarte, es sólo que quizás deje de decírtelo, como también desde hace mucho no te digo que te quiero porque pensé era obvio.
Hace meses recordaba tus palabras y las mías, cuando aquella vez cambie mi te quiero por un te amo, creí era hora de decirlo, pues así lo sentía. Que alegría cuando me respondiste de la misma manera.
Recuerdo todas las cartas, que como esta, te envíe junto con algunas fotos hechas postales, hasta ahora no sé si en su totalidad llegaron, con ese asunto de las guerras, enviar algo a otro sitio se hace difícil. No sabes cuántas veces soñé ser un ave para poder emigrar hasta ti, o quizás ser del tamaño de un reloj para poder enviarme por correo, yo sólo quería zarpar en un barco con rumbo a la felicidad, o tomar ese tren; habría vendido algún vestido, pero eran pocos los que tenía; tengo miedo, la guerra no trae nada bueno, temo que ella me lleve antes de poder verte.
Esta noche sentí unas enormes ganas de hablarle a tu corazón, por eso aproveche este par de luces en las velas, y mientras veo que se consumen, mi corazón vaga en la ilusión más grande que ha tenido jamás. ¿Sabes? Cuando quiero verte, me quedo muy quieta mientras me fusiono al silencio cerrando mis ojos muy lentamente, luego allí estás hablándome de lo que nunca dijiste, y subo mi mano hacia tu rostro acariciándolo muy despacito, perdiéndome en tu mirada y respirando a tu ritmo.
Hace poco que no me escribes, y aún espero con la misma ansía leerte, la última vez pregunte si me querías y dijiste simplemente – claro -, y no me molesta, es sólo que esperaba leer – te quiero – de nuevo, porque ya hace medio siglo que no lo dices, y prefiero pensar que fue ayer mientras aún espero…
Amor, ¡Han inventado las computadoras! ¡Qué maravilla! Ya no tendré que esperar años para saber de ti, sé que has tenido problemas con la gente del correo porque hace tanto que tus cartas están perdidas, aún no me llegan.
Sé que he sido muy torpe y me comporte como una niña poco responsable, cuando aún era una niña, pero a medida que crecí fui aprendiendo mucho, no lo viste pero cuando lo hagas estarás orgulloso.
Yo sólo quería decirte que aún te amo, y que no olvide todo lo que dije, que aún recuerdo cuando soñábamos estar juntos, que aunque ha pasado el tiempo yo aún te espero porque sé que estaremos juntos como lo prometimos, porque éramos el uno para el otro, esa media mitad.
Sólo quería decirte que entre las líneas se va mi alma, que aún recuerdo con dolor cuando nos separamos, y que mis manos ya están cansadas pero dentro de mí las letras no se acaban.
Espero con gran ilusión una pronta respuesta, mientras se despide quien te amó medio siglo, y quién te amará el resto de lo que quede del tiempo.
Con Amor,

K.D. 08/03/06 10:56 p.m.

0 comentarios: