lunes, 31 de julio de 2006

,

Brizna

006. Brizna. Mi respuesta. Waldylei Yépez.doc

El más grande tesoro y misterio, que jamás podrá ser igualado, de seguro es el amor. Tesoro porque es muy difícil de conseguirlo y pues es invaluable al fin; Misterio porque nadie sabe cómo actúa ni dónde se encontrara, pero sabemos que aparece como de la nada y provoca grandes cambios tanto en nuestro ser como en nuestro entorno. Algunos piensan que es un juego en sentido figurado y literal de la palabra. Cada quien tiene su opinión al respecto.

Pero así como existe el amor irrompible (creo profundamente en ello aunque muchos puedan contradecir en su creencia) también existe otro amor mucho más fino que sí puede romperse, y que en general, es el que la mayoría conocemos. La Brizna del Amor, ¿Cuántas veces nos ha hecho llorar? Y ¿Cuántos de nosotros se ha decepcionado del amor creyendo que es esa brizna? Muchos, muchos.

Grandes edificios se han construido y han sido derrumbados para construir nuevos, pero muy pocos edificios sumamente importantes han sido deshechos, si hay problema en alguna parte es restaurado, como así sucede con las reliquias que forman las casas coloniales. Si comparamos esto con el amor y su brizna podemos ver que hay parejas que deshacen la unión y forman una nueva, quizás les vaya mucho mejor o quizás se lamenten porque los cimientos no tienen tanta calidad como el primero; una buena apariencia es otra preocupación, pero esto no constituye una garantía de que servirá por muchísimo tiempo, la garantía la da asegurarse de que todos los elementos sean buenos y que se haga un buen trabajo en la construcción. Hablando de edificios, la apariencia es lo segundo que puedes notar puesto que lo primero que se visualiza es la estructura y a partir de ella su exterior, pero es algo que difiere con las personas pues primero se busca la apariencia y se termina con un edificio bien pintado pero con un interior descuidado. Por su parte, las edificaciones sumamente importantes se restauran con mucho cuidado para preservar lo máximo que se pueda de su origen, se mejora para que continúe por mil años más pero no se cambia su ser, simplemente se adapta.

El amor tiende a ser más adaptable, no es cuestión de cambiar a la pareja sino de acompasarse con ella. Valorar los esfuerzos, sentimientos y virtudes, ¡y no faltaba más! Tolerar los defectos porque así como él o ella los tiene, yo los tengo.

¡El Amor y su Brizna! Se pueden separar pero lo que es realmente difícil es constatar cuál tenemos al frente, sólo se puede agregar que su verdadero nombre saldrá a la luz en algún momento.

Ayer me tope con la brizna y me acompañó un rato en mi sendero, hoy sólo quiero encontrarme al amor para que me lleve por el camino que la brizna, de su existencia, sólo me mostró.

4:53 p.m. 31/07/2006

0 comentarios: