jueves, 1 de febrero de 2007

,

Antes de que muera la noche

010. Antes de que muera la noche. Mi respuesta. Waldylei Yépez.doc

¿Cuál será el mejor momento para amar? ¿Será después del trabajo? No sé. No quiero entrar a discutir sobre teorías, sobre razones ni circunstancias. Sólo tengo mi propia creencia: el mejor momento para amarte es ahora, en este momento.

Yo quiero que la luna y las estrellas me regalen su luz en este instante sin sol, y que ésta: pequeña y tenue, entre por la ventana y nos descubra uno frente al otro, sí, así como estamos ahora mirándonos a los ojos.

Quiero llevarte a un mundo que es invisible y que nadie conoce. Quizás pienses que loca puede parecer mi idea, pero quiero que me acompañes; es un lugar mágico que mi corazón inventó y que mi mente ayuda a mantener, pero quiero que entiendas que puedo tratar de describirla con mil detalles pero no tendrá valor si tu corazón no me sigue.

Déjate llevar, déjame llevarte a donde nadie más puede entrar. Déjame sacarte de ésta realidad en este cuarto, déjame disipar tus pensamientos para que nada distraiga tu atención en mí y en mis palabras. Sólo escúchame, escúchame tan atentamente como lo harías al teléfono. Sé que ahora sólo parezco una ilusión en la noche, pero ¿Acaso una ilusión podría hablarte como yo? No estoy, y aún así estoy. Me voy y aún así me quedo.

Toma mi mano y cierra los ojos, vayamos juntos de paseo. Quiero que comiences a mirar pero sin los ojos, mira desde adentro, mira mientras el latir va creciendo. Mira la hierba y el río que suena. Que lindo es el mar que a lo alto vuela.

Siente la brisa que choca con tu rostro, siente mis palabras en mil y un susurros. Siente cómo caminan en silencio mis dedos y cómo mi aliento llega hasta tu cuello.

Abre tus ojos, aquí estoy. Bienvenido a mi Castillo. Yo soy tu Princesa y he aquí mi Príncipe. Será de día o será de noche, habrá estrellas o luceros, habrá lo que quieras y todo cuanto quiero.

Durante mucho había planeado cuándo mostrarte este sitio, cuándo decirte todo lo que había querido decir este tiempo. Desde aquí podemos ver la película de nuestro encuentro; que lindo es saber que desde hace mucho nos vimos y aún seguimos juntos caminando éste sendero. No sabes lo que me emociona el verte sonreír, lo que me fortalece saber que soy importante para ti.

Caminemos, recorramos los instantes y miremos cómo envejecen las fotos aunque sigamos jóvenes en ellas. Mira hacia atrás, allí esta todo cuanto ha pasado, en esos episodios te vi reír y te vi llorar, pero yo también lo hice contigo; recuerdo que Ayer comencé a quererte, y Hoy se hace cada vez más grande mi sentir. Aquella puerta al fondo se llama “futuro”, no podemos verlo pero podemos construirlo. Sigamos, quiero que conozcas cada rincón del Castillo de mi Corazón y de mi Alma.

¿Escuchas? La Música… ¿Puedes sentirla? Es mi canción favorita, con ella puedo recordarte al paso de cada nota y cada frase. El secreto es dejarse llevar, vivir el instante que rodea a un segundo.

¿Qué tal si nos detenemos aquí? Mira esto, ¿No te parece maravilloso? Este balcón tiene una vista preciosa, debajo de este millón de luces celestes. Aquí he venido todas las noches, he querido decirle a cada cometa cuánto te añoro, he deseado contarle al infinito mi más grande secreto: que te adoro.

Todo cuánto he soñado yace aquí a tu alrededor, desde lo más simple a lo más absurdo: cohetes de luces que jamás se acaban hasta cada mirada y sonrisa deseada.

Déjame rozar tu mano, es tan cálida que con un solo toque tuyo me sacarías del frío en la soledad. No sabes el poder que tienen tus ojos, podrían salvarme de un momento de tristeza si tan sólo tu mirada posara sobre mí un segundo.

El mundo del querer es de locura,

lleno de estrellas que acompañan a la luna

y de esperanzas que el sol madura.

He vivido de castillos sobre nubes,

de sueños y vicisitudes,

armándome de valor para la batalla

pero vacilando a la hora de darla.

Entre valentía y cobardía,

entre el miedo y la osadía,

algo inconstante

aunque siempre adelante.

Éste es mi mundo:

aquí tienes resaltadas mis virtudes

y en aquel lado mis defectos,

allá el baúl de secretos

y acá mis recuerdos.

Te pido descubrir el mundo que soy

si así has de quererlo,

te pido mostrarte tal cual

si así has de hacerlo.

Antes no me había atrevido a traer alguien hasta aquí: mi mundo acorazado; quizás ningún otro lo vea, de hecho puedo asegurarlo.

Mis ojos serán los tuyos,

y los tuyos serán los míos.

Muéstrate cuando estés listo

ya en mí no hay ni una duda.

Cuando quieras ven a mí

como la luz de la luna,

fluyendo como río

cuando tu corazón sea mío.

Única en el mundo para ti

y único en el mundo para mí.

Ya pronto la noche morirá, pues concluye el tiempo que marca éste instante. Es hora de llevarte de regreso pero antes una cosa debo decirte: puedes volver cuando quieras pues siempre estaré aquí para ti. Sigue tu corazón, nos veremos cuando quieras soñar conmigo pues es a través de los sueños donde podemos alcanzar todo lo deseado, el sueño no tiene límites ni fronteras. Ahora, cierra de nuevo tus ojos y escucha:

Vivirás dentro de mis ojos

junto al paso del tiempo,

te doy todo lo que tengo

porque a ti yo pertenezco.

Desde el alba a la aurora

yo soy quien más a ti te adora,

quien más a ti te espera,

quien más a ti te sueña,

quien te mira con ojos cerrados

y quien nunca se separará de tu lado

porque eres sol que da vida

 a esta pequeña luna perdida,

que vive de la ilusión

 que yace en su corazón…

¡Cuánto te quiero, mi amor!


19/12/2006 05:19 p.m.   \ / ///   25/01/2007 09:57 p.m.

01/02/2007 01:58 p.m.

03:22 p.m.

0 comentarios: