lunes, 16 de marzo de 2009

,

Las Voces de la Nación

038. Las Voces de la Nación. Colección Despierta. Waldylei Yépez.doc

Mi nombre es Tulio Alcántara, soy un comunicador social e investigador independiente. Escribo mi primer libro que se llamará “Las Voces de la Nación”. Acá contaré cientos de verdades que he encontrado al remover millones de centímetros de mentiras hechas ladrillo y concreto.
No sé si mi vida pueda alcanzar para gritar todas las cosas que se deben conocer, todas las cosas que la gente debe saber, pero hoy daré el primer paso y espero que algún día mi voz se una con todas aquellas voces, que como la mía, gritan pidiendo verdadera Justicia, Respeto y Valor para la Humanidad, porque es eso lo que pedimos nosotros “Las Voces de la Nación”.
En este primer capitulo hablaremos de nuestros servidores públicos, ¿En manos de quiénes reside nuestra seguridad? En la de ellos...

Caso 1 - El Militar:

Hace algunos meses atrás, cuando realizaba una investigación, me encontré con el caso de un joven militar que había ingresado al Hospital Central. Venía herido con arma de fuego y se rumoraba que había llegado con signos vitales. Sin embargo, cuando un familiar llegó para saber de su estado tuvo que mirar debajo de una sabana azul que alguien en una camilla tenía encima. Era él, un chico con veinte años apenas y un agujero en su cabeza, el cuerpo inerte estaba frío muestra de que hacía mucho tiempo aquella muerte se había producido. Entre compañeros y superiores dijeron que aquello había sido un accidente al estar en pleno entrenamiento, una práctica de campo. Más aquello no era una respuesta lógica al comprobar que el chico había sido ingresado en pantalones cortos y sobre una colchoneta temprano en la mañana. Cuando un amigo cercano al chico pidió hablar con un superior inmediato sobre el caso, no hubo respuesta y sólo se le dijo que tales preguntas debían hacerlas los padres y no terceras personas. Quedaron muchas preguntas por resolver y decenas de comentarios en torno a la hipótesis de venganza por parte de un compañero militar mientras el joven dormía.

Caso 2 - La Alcabala:

El Señor Pérez salió un día junto a un amigo en su automóvil. Lejos de casa se topó con una alcabala y los servidores públicos solicitaron sus papeles, Pérez había dejado olvidado uno de los mismos en casa y se lo informó oportunamente a uno de ellos. Tal hecho provocó que le quitaran su automóvil y una grúa lo trasladara a otro sitio. El Señor Pérez pensó que la situación no era para tanto, sin embargo, no quería más problemas de los que ya tenía así que se fue a casa a buscar lo que necesitaba para posteriormente gestionar la salida de su automóvil de aquel estacionamiento. Pero al llegar se encontraron con la “sorpresa” de que el auto no estaba allí, “nunca” se confiscó. Así que de buenas a primeras el carro desapareció. Hasta que de tanto buscar y buscar lo encontró pero en manos de un funcionario de rango medio, resultaba que el auto le había gustado y se lo quedó para él. Tal cosa desató la furia del Señor Pérez quien denunció la irregularidad, contó con el apoyo del amigo y su declaración, el funcionario fue sancionado con una suspensión y se le devolvió el carro a su dueño legítimo. Una semana después el Señor Pérez fue encontrado muerto, y días posteriores aparecería el cadáver de su amigo con una bala en la cabeza.
Caso 3 - La Patrulla:

La gran costumbre de los chicos del barrio siempre ha sido pararse en la calle a conversar, por lo general, en las esquinas. Algunas personas ven con malos ojos aquello pues se dice que son los malandros (delincuentes) quienes acostumbran hacer eso, y algo de cierto debe tener aquella afirmación, sin embargo no es para el cien por ciento de los casos.
Una noche la unidad policial que rondaba se detuvo en la esquina donde varios chicos, entre los cuales estaba Camilo, conversaban sobre el futbol. Los funcionarios se bajaron y revisaron a los presentes para comprobar si no había algo ilícito en aquella reunión. Sin embargo, a pesar de no haber encontrado nada raro se llevaron a Camilo en la unidad policial, solamente a él y sin justificación aparente. Dieron varias vueltas en la patrulla pero nunca se dirigieron al puesto policial, en cambio a eso de las once de la noche la mamá de Camilo recibió una llamada telefónica de uno de los policías el cual le pidió medio millón para soltar a su hijo.
- ¡Pero señor si mi hijo no ha hecho nada!-.
- Usted sabe como es todo... le sembramos una bolsita y directo pa’ la cárcel-.
- ¡¿Pero cómo voy hacer para conseguir tanto real (dinero) y tan tarde?! ¡Déme más tiempo!-. Y la llamada se cortó.
En medio de la desesperación, la familia de Camilo se vio obligada a reunir todo el dinero que tuvieran en la casa, lo cual apenas era la mitad de lo que se pedía pero se rogaba que eso pudiera ayudar para evitar que se le desgraciara la vida a su hijo.
Minutos luego otra llamada del aparente policía, está vez la madre rogó hasta más no poder por su hijo y se designó el pago en un cuarto de millón, cifra a la cual a duras penas se logró llegar pero sin pensarlo se entregaría todo. Quedaron de verse en un sitio específico a casi media noche, la patrulla nunca hizo acto de presencia en la calle pero en cambio se envió a Camilo para buscar el dinero, él lo entregó al volver a la patrulla que estaba estacionada a unas cuantas cuadras.
Cuando por fin regresó con su familia contó que también le habían quitado su celular.
- Si reclamaba, seguro me harían algo...-.

Caso 4 - El Distribuidor:

Durante muchos años Pepe Loco fue un consumidor de mariguana (marihuana) a escondidas, les compraba a sus amigos y la usaba para él mismo. Una noche en plena reunión con estos dichosos amigos, funcionarios de la policía irrumpieron aquella escena y les encontraron diversos paquetes. Cada uno de los implicados les pagó a quienes serían sus captores sumas millonarias, a excepción de Pepe Loco ya que él no era alguien de dinero, era un simple consumidor. Esto fue su desgracia ya que al no poder pagar el dinero estipulado fue puesto en arresto, se le envío a la cárcel sin juicio ni nada con supuesta evidencia incautada “solamente a él”... ahora es “un gran distribuidor de drogas en la cárcel”.

Caso 5 - El Secuestro:

Un Doctor que iba en su camioneta se detuvo en la estación de gasolina. Se bajó de su auto y fue al baño, al regresar se subió de nuevo a su vehículo junto con tres pasajeros más y el auto salió de la estación. Sin embargo, uno de los trabajadores vio aquella escena muy extraña ya que él sabía que cuando el señor había llegado estaba solo, nadie más venía dentro del carro y además los comportamientos de estas personas extras daban mucho que pensar. En ese instante un policía motorizado pasaba por el sitio y este trabajador lo detuvo, le contó la situación y el policía se comunicó por radio con otros motorizados que estaban en la misma vía por donde pasaría la camioneta del Doctor. Desde allí comenzaría la persecución que acabaría con un accidente automovilístico donde un implicado moriría y los otros dos serían arrestados posteriormente, cuando se procedió a identificar al que había muerto de los tres malhechores se comprobó que éste era un militar activo...

Muchas son las historias de diversa índole que serán contadas en este libro de la verdad, así lo he bautizado yo. Más adelante incluiré importantes detalles que las personas deben conocer...




- Buenas noches. Nos encontramos frente a la casa de nuestro colega periodista Tulio Alcántara, conocido por todos como “El señor de la verdad”. La policía nos informa que un grupo de delincuentes irrumpieron en su casa para intentar despojarle de sus pertenencias, al parecer destruyeron todo y se llevaron sus documentos, investigaciones y trabajos especiales que Alcántara había recopilado como así mismo objetos de valor. No conforme con saquear su casa, le propinaron varios disparos en su humanidad lo que le causaron la muerte. Amigos y familiares denuncian que el periodista tenía enemigos de altos rangos como así mismo gente que lo perseguía, sin embargo, las investigaciones policiales han determinado que fue hampa común los responsables del hecho. Se tienen algunas pistas ya, y los cuerpos policiales confían en que los implicados serán puestos bajo arresto en las próximas horas. Familiares del hoy occiso fueron quienes le encontraron en el piso de su estudio, según nos cuentan estaba aferrado a una hoja blanca que manchó con sangre y unas palabras yacían allí plasmadas, textualmente decía: “Las Voces de la Nación” pero hasta ahora no se sabe a qué se hacía referencia con tal título. Acá tenemos a un familiar del periodista quien quiere leer un trozo de algo que también se encontró cerca del cuerpo, se rumora que tal vez fue lo último que el occiso logró escribir:

“A veces nos rendimos al silencio para mantener lo que nosotros hemos determinado a llamar “equilibrio” y de esa manera no entrar en conflicto, pero en vez de generar un bien dejamos pasar la injusticia ante nuestros ojos sin hacer nada. Se cree que las cosas que yacen en silencio permanecerán así, pero la realidad es que el sello del silencio no está marcado con un “para siempre” pues hay voces que gritan desde el sitio más recóndito de la tierra y a veces se trata de una entre millones pero cuando se habla desde lo más profundo, cuando la voz viene de más allá de las cuerdas vocales, cuando esa voz sale de las entrañas logra captar la atención de sus afines, y una voz unida a la otra formando esas sumas de voces llegan a resaltar las verdades, aquellas que se creyeron olvidadas, enterradas entre las mentiras y escombros de verdades a medias, sepultadas y apuñaladas para que se quedaran vencidas. Sin embargo, una simple voz es suficiente para hacer que viejos baúles del tiempo se abran y que su contenido deje de ser un secreto. Ese es el primer paso...”

Eso es todo por ahora, pero les mantendremos informados. Adelante Estudios -.


28/02/2009 8:58 p.m. - 9:23 p.m.

0 comentarios: