sábado, 22 de mayo de 2010

,

Hay tanto que quisiera llorar

Fuente imagen: Google Images

Cuánto me gustaría poder escribir con lágrimas este instante,
pero no aquellas que recorren el rostro
sino de esas que duelen y ensombrecen el aura,
pero sobre todo, de aquellas que asesinan al alma.

Lo sé, suena terrible… pero así de terrible es mi tristeza a veces.

Podría llenar esta página de las más bellas realidades,
y más de uno se emocionaría al encontrarlas,
pero más que hablar de la belleza,
yo quiero hablar de la nostalgia.

Es hermoso encontrar al amor y pasear con él.
Vestir con tonos rosas nuestra realidad.

Pero, ¿Hasta dónde nos lleva la tristeza cuando el amor no está?
Tristeza y nostalgia, mucha soledad.

Hoy quisiera encontrarme con tu rostro amor,
quisiera aferrarme a ti y decirte cuánto te he extrañado.
No ha sido, no han sido fáciles todos estos días en los que no has estado,
en los que te he buscado enloquecidamente.
Duele tanto no estar para ti y que no estés para mí,
duele esta nostalgia que incluso mata.
Duele… hay tanto que quisiera llorar…

Hay tanto que no sabría decirte,
no sabría expresarte este temor mío,
porque temo perder la esperanza.
No estoy, no estás: no estamos,
y al mismo tiempo seguimos juntos,
no sé hasta cuándo,
no sé si hasta mañana o fue hasta ayer,
hay tanto que no sabría decirte...

Pero, aunque no sepa por dónde empezar,
quiero comenzar a llorar, y con eso mi dolor expresar,
sé que no será agradable ver el rostro de mi sufrir,
pero ya no puedo con esto que he llegado a sentir...

Hay tanto, hay tanto...
Es mucho lo que yo... quisiera llorar...

Waldylei Yépez

0 comentarios: