lunes, 4 de abril de 2011

,

Confieso que no he vivido

Fuente Imagen: Google Images.

“El futuro no me devolverá el tiempo perdido del pasado”.
Así reza el epitafio que tiene mi sueño,
ese sueño muerto de hace algunos años.

A diferencia de Neruda,
que dice que ha vivido,
yo confieso que no he vivido.
Mi problema es que el tiempo no se detiene,
y no hay forma de que vuelva a empezar mi camino…
Sí, confieso que no he vivido.

Confieso ante ustedes, mis amigos, que me he mentido
creyendo que podría volver a empezar ese sueño perdido,
pero no fue así.
Me he aferrado a lo perdido tan profundamente,
que alcanzar otros sueños no me es suficiente.
Sí, se puede volver a empezar
pero siempre empiezas otros sueños…
Nunca los que ya han muerto…
Y yo quiero ese sueño muerto,
quisiera poder revivirlo,
alcanzarlo y concluirlo,
pero jamás será así
porque lo que muere: muerto queda.

¡Ay, mis queridos amigos!
Me he convertido en un lago de lágrimas
que miran con horror el pasar del hoy.
¡Cuán cobarde fui!
No hice nada cuando pude,
y ahora sólo me lamento cuando puedo.

De nada me sirven los aplausos y las felicitaciones de hoy,
yo quería que todo esto pasara ayer.
Debí superar cada etapa de mi vida cuando correspondía,
pero no fue así.
Mi reloj se ha atrasado en años.
Veo a mi alrededor y todo avanzó, menos yo.
Es ahora cuando doy mis primeros pasos,
nadie sabe cuánto dolor me causa mi fracaso.
Fracasé,
lo hice aunque hoy haya alcanzado otras metas.
Fracasé,
aunque de mi dolor sólo yo sepa.

Confieso que soy infeliz,
no importa que mi rostro una sonrisa tenga.

Confieso que no he vivido,
y que me embarga
una tristeza agria
y muy amarga.

Confieso que no me alegra alcanzar otras cosas,
lo que quería ya lo perdí
hace mucho tiempo atrás.

Mi reloj se ha atrasado en muchos años ya.

Confieso que no he vivido,
a diferencia de Neruda.
Confieso que he perdido…

Todo lo que una vez quise,
todo lo he perdido.

Mi reloj se ha atrasado,
y ya no hay ninguna forma de adelantarlo.

Confieso que no he vivido…

Waldylei Yépez

0 comentarios: