miércoles, 19 de septiembre de 2012

,

Me rindo

Fuente: Google Images.

Este no es el poema alegre
que seguro esperas leer.
Pero si me ves escribirlo
fue porque lo necesité.
Te prometo ya no quitarte más tiempo,
porque yo también me cansé de perderlo.
Quizás te parecerá apresurado lo que diré,
pero no tengo nada más que agregar:
Me rindo.
Sí, con estas líneas me rendiré.
Sé que es lo último que esperas,
y yo no quería hacerlo,
pero ya fue demasiado para mí.
La situación parece un ataque masivo,
y ya no soporto el dolor que me embarga.
Sé que esperabas que volara alto,
pero la suerte me abandonó,
por su parte, el sol se escondió
y la esperanza también me dejó.
Mi escudo fue baleado,
me ahoga el temor,
me ahoga el llanto,
ya no quiero más,
ya no puedo más.
Porque cuando mi escudo servía
me creía muy fuerte,
pero llegó el momento de decirlo:
no puedo cumplir tus expectativas,
lo siento, me rindo
antes de que, por completo, me destruya
y te destruya a ti mismo.
Y si mañana me ves caminando por la calle,
no me saludes, no quiero llorar
por lo que pudo ser y no fue,
por lo que pudo ser y no será.
Lamento estas palabras de renuncia.
Sí, este no es el poema alegre
que seguro querías leer.
Pero si me viste escribirlo
fue porque lo necesité.
Te prometo ya no quitarte más tiempo,
porque yo también me cansé de perderlo.
Quizás te pareció apresurado lo que dije,
pero no tengo nada más que agregar:
Me rindo.
Sí, leíste bien,
con estas líneas me rendiré,
sí, con estas líneas me alejaré,
... con estas líneas te dejaré.

Waldylei Yépez

0 comentarios: