domingo, 3 de febrero de 2013

,

¡Feliz Cumpleaños Waldylei!

¡Feliz Cumpleaños!
DSC_0293

Para muchas personas un cumpleaños es un motivo de fiesta, o un motivo para reunirse con familiares y amigos. Se coloca música agradable, se comparte aperitivos o pasapalos, etc. Todo gira en torno al compartir y celebrar con el festejado.
Y justamente, a propósito de los cumpleaños, hoy ha llegado el mío. Sin embargo, en vez de esperar que otros lo recuerden y me feliciten, quiero ser yo quien los recuerde a ellos, quien los recuerde a ustedes.
Más que esperar un festejo para mí, quiero preparar este festejo para ustedes: todas y cada una de las personas que han tocado mi vida de alguna manera.
Quiero agradecerles su presencia en mi vida, sin ustedes yo no habría aprendido tanto, no habría aprendido lo que aprendí. No sería lo que soy hoy.
¿Se han puesto a pensar alguna vez con cuántas personas nos topamos en la vida? No es raro encontrar a alguien decir que sus amigos los puede contar con los dedos de una mano, y le sobran. Quizás eso sea así, sin embargo, la verdad es que no nos alcanzan los dedos para contar de cuántas personas hemos recibido apoyo, aunque sólo fuera para un instante ese apoyo. No sé si entienden a lo que me refiero. Lo que trato de decir es que diariamente recibimos detalles de muchas personas, y es posible que sólo sea un detalle que se “borra” en un minuto, pero eso no quita que esa persona tuvo un gesto amable con nosotros y eso muchas veces lo olvidamos.
Intentemos sacar la cuenta de cuántas personas hemos conocido, ¿lo has intentado alguna vez? Si me pongo a pensar en mis años en la primaria y secundaria, estuve con doce secciones de clases; si consideramos unos treinta estudiantes por sección, tendríamos trescientos sesenta conocidos y aún así estamos dejando por fuera a todos los profesores, y los años de educación superior. ¿Y qué pasa con las personas que conocemos haciendo una cola en el banco, o en algún trámite legal o cuando vamos a ejercer nuestro derecho al voto? ¿O las personas que nos ceden el puesto en el transporte público, o hasta los mismos conductores de esos transportes? ¿Aquellos que nos desean un buen día mientras vamos por la calle? ¿Y qué tal aquellos que hacen un grupo o página en redes sociales e invierten mucho de su tiempo para hacerte llegar palabras de aliento? Todas esas personas detuvieron lo que estaban haciendo para saludarte, para indicarte qué ruta y transporte debías seguir cuando no lo sabías, para cederte su puesto, para enviarte un mensaje de texto, para llamarte, para escribir palabras de aliento para ti, para felicitarte por un logro, para ayudarte a crear un correo electrónico cuando no sabías o aquel que te explico cómo hacer una tarea. ¿Y qué me dices de aquel que justo hizo una traducción de tu canción favorita? Sí, esa canción que te gustaba desde hace años y que no sabías qué decía en tu idioma, y justo se apareció alguien que la tradujo para ti y el resto de las personas que les gustaba. Es cierto, a esa persona nunca la has visto de frente, pero ¿por eso no le vas a reconocer su labor? Fue el intermediario para hacerte llegar lo que más querías, ¿y eso no cuenta tan sólo porque “no lo conoces”? No, al contrario sí cuenta, a esa persona también se le agradece. ¿Y cómo si no lo conoces? No necesitas conocerlo, sólo siente el agradecimiento y con eso será suficiente. Todos estamos conectados, y tu agradecimiento se manifestará en la vida de esa persona de alguna u otra forma. Y justo ésa es la esencia de mi mensaje el día de hoy: reconocer y agradecer.
Hoy, en medio de la celebración del día de mi cumpleaños, quiero darle reconocimiento y hacerles llegar mi más sincero agradecimiento a todas y cada una de las personas con las que me he encontrado en esta vida, no sólo aquellas que he visto de frente sino también aquellas otras que a través de sus mensajes, correos electrónicos, visitas a mi página web y lectura de mis textos se han encontrado conmigo, porque leer lo que escribe una persona es encontrarse con ella. Gracias amigo, gracias amiga, tu presencia en mi vida es parte de esos pequeños milagros que me han hecho crecer. Tu presencia en mi vida es un regalo maravilloso, no importa que estemos lejos físicamente pues espiritualmente estamos muy cerca. ¡Muchas gracias por tanto y por todo!
Os quiero.


Fuente: El Espacio de Waldylei.

0 comentarios: