jueves, 31 de diciembre de 2015

,

Doce nuevas intenciones

Fuente Imagen: Google.

011. Doce nuevas intenciones. Colección 2015. Waldylei Yépez.docx

Hoy quiero empezar de nuevo, y éste será un comienzo distinto porque yo soy distinto. No soy exactamente el mismo que estuvo aquí hace un año atrás, ni siquiera soy el mismo de hace un mes. Sigo siendo yo, pero muchas cosas aquí adentro han cambiado. Las circunstancias, mis pensamientos y emociones han ajustado lo que yo soy, y por eso digo que soy distinto hoy.
Hoy quiero valorar cada cosa que pasa en mi vida mirándolas con una nueva perspectiva, porque muchas veces las cosas son según el cristal con que se miran. Hoy quiero darme la oportunidad de detenerme a observar, observar realmente lo que está ocurriendo frente a mis ojos porque miles son las maravillas que están ocurriendo y no he sido capaz de verlo.
Hoy quiero empezar de nuevo, y ésta vez será distinto. Hoy me acompañan las experiencias y la sabiduría que de ellas he extraído. Me he esforzado mucho, pero hoy sé que debo esforzarme mucho más si quiero llegar a donde quiero llegar. Sé que puedo llegar a donde quiero llegar, confío en mí y en mi capacidad. Tengo las habilidades necesarias para hacer bien mi trabajo, y merezco el respeto y el reconocimiento que he recibido.
Durante mucho tiempo esperé el momento adecuado para actuar, pero ese momento muchas veces no llegó porque me cuestioné de más. Hoy sé que el momento adecuado es éste, aquí y ahora porque sólo eso tengo: el día de hoy. No sé si habrá un mañana, aunque deseo con todas mis fuerzas tener muchos mañanas, pero si no es así, al menos, quiero sentir que di todo lo mejor de mí: el día de hoy.
Con doce nuevas intenciones daré inicio a mi nueva vida, con nuevas intenciones que me permitan construir la vida que quiero tener porque está en mis manos crear, construir y manifestar. Yo soy el co-creador de mi mundo, y aunque no todo depende de mí, al menos, me haré cargo de las cosas que sí.
Hoy quiero empezar de nuevo, y mi intención será:

1. Recordar que todo en la vida tiene su ciclo. Algunas cosas comienzan, otras se transforman y muchas otras perecen.
2. Recordar que no debo aferrarme. Nadie por amor debe resignarse a sufrir, resignarse a ser humillado o resignarse a llorar.
3. Recordar que debo esforzarme por ser feliz. No puedo actuar con la misión de hacer a las demás personas felices a costa de mi propia felicidad. Nunca podré agradar a todos, y tampoco esto es necesario.
4. Recordar aceptar a las personas tal como son. Si yo no tengo por qué cambiar mi personalidad para agradar a los demás, los demás tampoco tienen que cambiar su personalidad para agradarme a mí.
5. Recordar que no todos los días son felices, permitirme estar triste y a solas. No se puede andar por la vida con una careta sonriente reprimiendo mi verdadero sentir, debo permitirme postergar invitaciones y dedicar un poco más de tiempo a mí mismo.
6. Recordar que no debo callarme todo. El silencio es bueno en muchas ocasiones, pero aprenderé a discernir y hablaré, diré lo que siento cuando sea el momento correcto pues no todo es callar y callar.
7. Prestaré más atención y ayuda a mis seres amados. Todo en la vida pasa, pero lo que siempre se mantiene son las emociones, lo que sentiste y haces sentir a las personas que te rodean. No te recordarán por los regalos, te recordarán si los hiciste sonreír o si estuviste para escucharles en un momento de dolor.
8. Recordar que no todo se acaba con la muerte. Aunque no podamos ver físicamente al que se fue, realmente están y estarán con nosotros. Encontrarán la manera de hacerse presente, y lo harán de una forma sutil… sabrás cuando sea el momento.
9. Recordar que hay cosas que “están escritas” y no hay forma de cambiarlas. Los nacimientos y los duelos “se escriben” antes y se manifiestan cuando deben ser, no hay forma de que podamos cambiarlo.
10. Recordar que no todo “está escrito” (nada es absoluto en la vida). Si bien no hay forma de cambiar el inicio y el final (nacimiento y muerte), sí podemos cambiar lo que va en medio de ellos: eso no está escrito, somos nosotros como co-creadores quienes lo escribimos día a día, todo en el momento presente porque sólo eso en verdad tenemos: el día de hoy.
11. Recordar que no estamos solos, jamás lo estaremos. Siempre has tenido una mano amiga que ha sido instrumento de la Divinidad. Así va seguir siendo.
12. Recordar que el Amor lo es todo. El Amor sana. El Amor da alegría a nuestra vida en todas sus diversas manifestaciones.

Hoy quiero empezar de nuevo, y empezar de nuevo dando lo mejor que puedo dar. Yo valgo mucho, merezco mucho y recibiré según mis actos.

Solicito el apoyo y bendición de la Divinidad. Pongo en sus manos cada cosa que voy a emprender, pues la Divinidad ve mucho más de lo que yo podría, así que podrá ver de antemano si lo que pido realmente va ser bueno para mí.
De igual manera, solicito el apoyo de los Arcángeles: Miguel, Gabriel y Rafael. Con Miguel y su espada, se obtendrá la protección y la victoria en las batallas. Gabriel apoyará con su sabiduría y claridad mental. Rafael será el férreo defensor en la salud.
Gracias a la Divinidad por todo lo que hace por nosotros. Gracias a los Arcángeles por su incondicional apoyo.

Hoy es el día mágico.

Hoy es el día del re-nacimiento.

Feliz sean los años venideros.

31/12/15 03:01 p.m. - 03:11 p.m.- 03:43 p.m.

0 comentarios: