viernes, 21 de septiembre de 2018

,

Carta a una madre de su hija gay


Mamá,

Me es muy difícil hablar contigo, desearía que te dieras el tiempo de escucharme por primera vez en la vida, que dejaras de victimizarte y echarme la culpa de toda la desgracia que ha llegado a ti. Cada vez que intento hablarte es lo mismo, me echas la culpa de todo, me recriminas que no te ayudo en nada y me humillas en la forma en la que te acostumbraste. He optado por dejar de hablarte muchas veces porque siempre me digo: “¿Para qué voy hablarle si a la primera oportunidad me va tratar como “de las patadas?”. No entiendo tu forma de querer mamá, no sé a qué le llamas “amor”, no entiendo qué es lo que tengo que hacer para hacerte feliz o para que dejes de creer que sólo he traído deshonra y vergüenza a tu vida y a la vida de papá.

Elegí escribirte esta carta, aunque no sé si te darás el tiempo para leerla, porque quizás es la única forma en que pueda decirte las cosas que siento sin que me mandes a callar antes de concluir mis ideas. Siempre eres la única que habla, claro en los momentos en los que no estás gritándome, y siempre quieres o crees tener la razón, la última palabra, el punto y final de todo, pero eso no es así mamá. Si tan sólo me escucharas…

Me has dicho que papá está sufriendo mucho, que tiene un gran dolor y muchísima vergüenza por lo que le dije en la última discusión. ¿Vergüenza por qué mamá? ¿Vergüenza por lo que puedan decir o pensar los demás si llegan a saber que su hija es gay? ¿O como él dice: “marica/marimacha”?

¿Sabes lo que realmente debería darle vergüenza a ambos? La manera en cómo tratan a su propia hija, al “fruto de su amor” como alguna vez dijeron. Sí, el mismo “fruto de su amor” que hoy ven como una desgracia, como un “bicho raro” que nada se parece a sus hermanos: “hombres y mujeres de bien”… ¿“Hombres y mujeres de bien” porque son heterosexuales? ¡Yo no sabía que el instinto sexual definía si se era bueno o no!

Me echaste en cara que no debí decirle a papá que me gustan las mujeres, yo no entiendo por qué sufre tanto por algo que ni siquiera es de su incumbencia. ¿Qué les importa lo que yo haga con mi vida privada? ¿Por qué cada vez que puedes insistes con que quieres que yo te dé un nieto? ¿Crees que si me pongo a parir entonces “lo que está mal en mí” se arreglará? Pero además, ¿por qué crees que hay algo malo en mí? Yo no estoy enferma, no necesito psicólogo ni orientación, y mucho menos necesito la manipulación que intentan conmigo cada día… estoy cansada mamá, cansada de todo esto.

¿Sabes qué me haría feliz? Que me aceptaras, o lo que es lo mismo que me quisieras un poquito. Que dejara de importarte esa gente a la que tú no le importas, porque da lo mismo lo que puedan decir o pensar. De papá yo no espero nada, hasta ahora se ha comportado como un bruto y no creo que eso cambie a futuro, pero de ti, mamá, todavía espero que tu instinto maternal aparezca y me dé ese abrazo que tanto he anhelado. De por sí la vida es dura, imagínate lo difícil que es luchar día a día y no contar con el apoyo y cariño de quien te dio la vida…

Sé que no soy lo que esperas que fuera, pero día a día intento ser lo mejor que puedo ser y es lo que te pido que veas. El amor enseña y orienta, y es lo que has tratado de hacer, pero también el amor acepta porque es empatía. Por favor, mírame tal como soy y ya no como lo que querías que fuera. Deja de sufrir, y deja de hacerme sufrir a mí.

Te quiero mamá, realmente te quiero.

Tu hija.


Waldylei Yépez



Datos del archivo:
010. Carta a una madre de su hija gay. Colección Amaranta. Waldylei Yépez.docx
26/08/18 12:02 a.m.
20/09/18 04:41 p.m.


Fuente Imagen: Google.

0 comentarios: