lunes, 12 de diciembre de 2022

, ,

Resignificando


No somos estáticos y nada en el mundo lo es. No sólo vivimos dentro de una dinámica externa sino también interna. Y es en esa dinámica interna en la cual somos capaces de vernos a nosotros mismos. Ver las distintas versiones nuestras que hemos construido a través del tiempo y de las circunstancias.

Porque inevitablemente llegará el momento en que volveremos a encontrarnos con esos antiguos yo, y les miraremos con otros ojos porque ya no seremos los mismos. Lo positivo de ello es que podremos hablarles de comprensión, podremos hablarles desde una nueva mirada que incluya no sólo la vivencia que estamos recordando, sino también la reflexión de mi yo actual que intenta comprender y sacar lo mejor de ese aprendizaje, porque toda vivencia siempre será un aprendizaje.

Recordar con miras a reconstruir para sacar lo mejor de lo que hemos vivido es muy sano, porque esto nos va a permitir resignificar ese pasado. Pero, ¿qué es resignificar? Es el proceso interno que permite darle un nuevo significado a las vivencias, siempre con la intención de tratar de sacar lo mejor de ellas.

Resignificar permite recordar con mayor consciencia, con mayor comprensión, permite reconstruir y seguir adelante con una nueva forma de mirar las cosas.

Son muchas las vivencias que tenemos en nuestro pasado. Nuestra memoria está llena de errores y aciertos, tanto nuestros como los de terceros. Volver a mirar el episodio donde me equivoqué, pero con el entendimiento que tengo hoy, me permite aprender para no volver a tropezar.

Hemos sufrido mucho en el pasado. Hay cosas que no se nos olvidan, sobre todo aquellas que están grabadas a fuego y que revivimos con mucho dolor cuando las recordamos. Es cierto que tocar esa herida hace mucho daño, y hacer como que “no está allí” tampoco ayuda. Sin embargo, dar un paso más hacia el perdón, la superación, avanzar en el camino al final será mucho mejor que quedarse pegado y revivir una y otra vez ese pasado tormentoso. Fácil no es, fácil jamás será, pero la paz que podríamos alcanzar vale la pena.

Escribir o reescribir un nuevo episodio en el presente es posible, y esto se dará a raíz de comprender el pasado con miras a un mejor futuro. Tenemos mucho que hacer por delante, tenemos mucho que podemos y que vamos a mejorar.

Resignificar es posible. Volver a comenzar es posible. Levantarse de entre las cenizas es posible. Comencemos a trabajar hoy mismo para construir nuestra paz, porque merecemos estar bien. Tú mereces estar bien.



Waldylei Yépez



Datos del archivo:

003.Resignificando.Colección Resignificando.Waldylei Yépez.docx
12/12/22 12:41 - 12:53 - 12:57 - 16:50 - 16:55



Fuente Imagen: Google.

0 comentarios: