jueves, 18 de abril de 2013

, ,

Hoy soy feliz

Fuente: Google Images.

015. Hoy soy feliz. Colección Simplemente Waldylei. Waldylei Yépez.docx

Hoy desperté
sabiendo que todo será distinto de ayer.
Desperté creyendo en un mejor día.
Desperté con una profunda alegría.

Hoy respiré,
respiré calmada y profundamente,
respiré agradecida de estar viva,
agradecida del amor de mi familia.

Me levanté de mi cama,
y agradecí por la tierra
que me permite caminar,
que me permite salir y trotar.

Tomé un vaso de agua,
y agradecí tener esa agua,
agradecí lo bueno que es,
lo vital que es para mí.

También lavé mi cara,
y me miré al espejo
diciéndome lo mucho que me quiero,
lo mucho que me aprecio.

Decidí que no me criticaré,
que no diré más nada negativo de mí,
que no seré tan injusta conmigo misma,
y que seguiré dando lo mejor de mí misma.

Hoy me va ir bien,
hoy nos va ir bien a todos
porque el bienestar es lo que nos corresponde.

Hoy tomaré decisiones,
serán radicales en aquello que tenga que serlo,
pero todas apuntarán a lo mejor.
La felicidad también es una cuestión de decisión.

Hoy retomaré las metas y objetivos propuestos,
aquellos que olvidé o que me hicieron olvidar,
el cómo las olvidé no importa ya,
lo importante es que los decida alcanzar.

He tomado la decisión de ser mejor,
he tomado la decisión de trabajar por lo que quiero,
he tomado la decisión de ser feliz
y lo que tenga que irse, verlo partir.

Hoy es un día maravilloso,
puedo ver la presencia de Dios en cada uno de los rostros.
Puedo ver manifestarse el Amor a mi alrededor
en la palabra amable, en el cariño de dos.

Hoy soy feliz por todo lo que tengo,
no importa aquello que perdí,
puedo obtener cosas mejores incluso
es cuestión de proponérmelo, para verlo cumplir.

Por muchas razones soy feliz,
pero la principal de ellas es por mí,
hoy soy feliz
porque me tengo a mí,
la única compañía
que estará conmigo el resto de mis días.

Jamás me volveré a sentir sola,
siempre puedo contar conmigo misma,
jamás me dejaré sola.

Hoy soy feliz
porque me tengo a mí...

18/04/13 02:54 p.m. - 03:00 p.m.
Continuar leyendo Hoy soy feliz

domingo, 14 de abril de 2013

, ,

A un gran amigo

Fuente: Facebook.


014. A un gran amigo. Colección Simplemente Waldylei. Waldylei Yépez.docx

Por y para Alberto Vilca Charaja

Quisiera dedicar algunas palabras a una persona que, sin esperar nada a cambio, me ha dedicado su tiempo y su apoyo. Sí, quiero dedicarle algunas palabras a un gran amigo; no un amigo cualquiera, hablo de verdad de un gran amigo.
Disculpen si la emotividad me gana, si lo cursi se apodera de lo que intento decir, si mi sentimentalismo se desborda en una carta. Disculpen, sé que hay gente que no le gusta eso, pero no es mi intención. Yo tan sólo he querido escribirle a un gran amigo, escribirle desde el corazón, porque sólo con el corazón se logra ver bien, porque sólo con el corazón se logra escribir bien.

Amigo mío,

He querido escribirte porque necesito que sepas cuán grande es mi agradecimiento hacia ti. Escribirte que, en mis momentos más tristes y dolorosos, tú fuiste quien me tendió la mano y me acompañó en esa oscuridad que me atrapaba. Pintaste flores sobre las nubes negras que tenía en mi cielo, y dejaron de ser nubes cargadas de tormenta para convertirse en nubes de colores. Construiste el arco iris que me habló de un mañana mejor, y me hiciste reflexionar hasta llegar a una mejor comprensión.
¿Cómo puedo agradecerte todo eso? ¿Cómo te agradezco el tiempo invaluable que me concediste? ¿Cómo te agradezco haberme enseñado a ver mis problemas desde otras perspectivas? ¿Cómo te agradezco ser el único que no juzgó mis errores, sino que me hizo ver la parte positiva de todo eso?
Quizás me digas que no tengo nada que agradecer, quizás me digas que no era necesario un mensaje como éste, pues no has ofrecido tu amistad esperando algo a cambio. Sin embargo, déjame expresar mi agradecimiento aunque sea de este modo.
Gracias por ser ese “hermano del alma” que me acompaña en todo momento, por ofrecerme tu amistad, respeto y cariño. Gracias por estar presente en los buenos y malos momentos, por no dejar de interesarte en lo que suceda conmigo. Por recibirme con alegría e incentivarme a seguir adelante por mis sueños.

Amigo mío, ¿cómo te agradezco tanto?
¿Acaso existe forma de agradecerte?
No lo sé, pero permíteme decir:
A un gran amigo dedico mis palabras,
a ese gran amigo que creyó en mí,
incluso cuando yo no lo hacía.
A ese gran amigo
que le puso color a mi mundo,
cuando creí
que sólo era gris.
A ese gran amigo que me impulsó a luchar,
a creer que puedo cambiar mi realidad.
A ése, que con palabras cariñosas,
me hizo comprender mejor la vida.
Gracias por eso,
gracias por todo,
gracias por tanto.
A un gran amigo hoy le escribo,
para decirle que lo quiero,
que tiene mi admiración, cariño y respeto.
Gracias...
Gracias por ser,
un gran amigo para mí,
verdaderamente, un gran amigo para mí.

13/04/13 09:12 p.m. - 09:51 p.m.
Continuar leyendo A un gran amigo

lunes, 1 de abril de 2013

, ,

El hombre de luz

Fuente: Google Images.

013. El hombre de luz. Colección Simplemente Waldylei. Waldylei Yépez.docx

Como si estuviera flotando en el Universo
mi cuerpo se alza en vuelo lento.
Solía creer que un día llegaría aquí,
llegaría al hogar de Dios,
llegaría al escondite del que llaman Amor.
Mis amigos me creían loco
cuando decía que en todo había vida,
se reían de mis palabras,
se reían de lo que creía.
Y ahora aquí estoy como espectador del mundo,
los veo caminar por la calle,
puedo ver sus pensamientos flotar,
he descubierto que los pensamientos son cosas
que pueden ser espinas o pueden ser rosas,
sí, que te bendicen o te destrozan.
Expando mis brazos para sentirme libre
mientras veo el mundo ante mis ojos,
se esparce la energía frente a mí,
he descubierto que somos parte de ella.
Cada uno de mis poros fue encendido
cuando mis células se activaron,
me sentí invadido por un gran poder:
el poder creador,
el poder que nos ha creado.
Me encendí como bombillo,
y, por un instante, fui la luz que alumbró al mundo.
Fue hasta entonces que comprendí
lo que no era obvio para mí:
cada uno es una antorcha de energía,
con el poder de crear o destruir su vida.
Vi mi cuerpo como aquel templo perfecto,
la herramienta valiosa que usa mi alma.
Arriba, la corona creadora,
porque los pensamientos son cosas:
lo que creas y crees se manifiesta.
A la izquierda, el lado espiritual.
A la derecha, el lado material.
Abajo, los pies para transitar el sendero,
el sendero que a cada uno corresponde
y que nadie más que tú puede caminar.
Me sentí el hombre de luz,
y vi como ve Dios,
comprendí como comprende Dios,
amé como ama Dios
y supe que todo es parte de Dios.
El Gran y Universal Dios
que es la Energía y el Amor.
Desperté de mi dulce sueño,
desperté sabiendo lo real de todo eso.
Desperté sabiendo que ser un hombre de luz
es una decisión propia,
que el Dios que te ha creado no puede hacer más
que presentarte la vida y su belleza,
que eres tú quien decide vivir
con la riqueza de espíritu o su pobreza.
Quiero volver a soñar,
quiero ser un hombre de luz
porque fue maravilloso
cuando te vi como te ve Dios,
cuando te comprendí como te comprende Dios,
cuando te amé como te ama Dios,
y supe que todo es parte de Él:
que todo es parte de Dios.
El Gran y Universal Dios
que es la Energía y el Amor,
el Amor que somos tú y yo.

01/04/13 09:30 p.m.
Continuar leyendo El hombre de luz
, ,

Aún sigo vivo

Fuente: Google Images.

012. Aún sigo vivo. Colección Simplemente Waldylei. Waldylei Yépez.docx

A pesar de todas las palizas de la vida,
sigo vivo.
A pesar de las grandes traiciones que he recibido,
sigo vivo.
Por encima del abandono y el castigo,
sigo vivo.
Así es mis amigos,
sigo vivo.

Yo que pensé que mi vida sería distinta,
que las lágrimas no aparecerían
de la manera en que lo hicieron,
que creí que no tendría fracasos
ni malos tratos,
pero me equivoqué.
Sí, fue una quimera mi vida,
una quimera vencida.
Mi imaginación creyó posible tantas cosas,
y el mundo me demostró tantas otras.
La vida que quería
no fue la vida que conseguí,
y al ver cuánto me equivoqué,
comprenderán lo mucho que me arrepentí.
Me arrepentí de creer tantas cosas,
me arrepentí de creer en tanta gente,
me arrepentí de tantas ilusiones ya perdidas.
El capitán partió en un barco que creyó fuerte,
pero su valentía no fue suficiente,
no lo es cuando en medio del océano
una tormenta te acecha,
te despedaza, hunde, revienta.
Yo que creí en el amor,
y el amor fue quien más me destruyó.
Yo que creí en la lealtad de los amigos,
no sabía que serían los más poderosos enemigos.
Yo que creí en la resurrección de los sueños,
pero al tercer día seguían siendo cenizas al viento.
Creí y esperaba mucho de la vida,
ahora ya no espero nada.
Lo bueno de que te destruyan hasta el tuétano,
es que dejas de soñar con lo imposible,
y comienzas a enfocar lo poco que te queda
en aquello que es, de verdad, posible.
Hasta ayer el libro de mi vida
contenía muchas páginas escritas
que, en mi ignorancia o inocencia, mal escribí,
sí, las mal escribí,
porque soñé con lo que no debía,
creí en lo que no podía
y di todo, todo, y no lo merecían.
La vida me pagó con injusticia,
con lágrimas que me quitaron la risa,
con dolor que mató mi corazón,
con destrucción, con mentiras y con adiós.
Y como no hay nadie que le pueda reclamar,
solamente nos queda decir:
la vida es así.
Hasta ayer el libro de mi vida
contenía muchas páginas escritas,
hoy las he quemado todas
y se han vuelto cenizas que el viento se llevará.
Hoy el libro de mi vida
tiene muchas páginas vacías,
allí comenzaré a escribir historias verdaderas,
muy lejos de las tontas quimeras
que destruyeron lo que yo era,
porque sí señores,
aún puedo escribir mi historia,
porque mientras siga vivo
puedo hacer la diferencia,
y he decidido hacerla, pues:

Aún sigo vivo...

A pesar de todas las palizas de la vida...
A pesar de las grandes traiciones que he recibido...
Por encima del abandono y el castigo...

Sí, aún sigo vivo...


31/03/13 11:02 p.m.
Continuar leyendo Aún sigo vivo

miércoles, 27 de marzo de 2013

, ,

Íbamos por la avenida, aquella gran avenida que atraviesa la ciudad

Fuente: Google Images.

011. Íbamos por la avenida, aquella gran avenida que atraviesa la ciudad. Colección Simplemente Waldylei. Waldylei Yépez.docx

Íbamos por la avenida,
aquella gran avenida
que atraviesa la ciudad.
Yo iba mirando por la ventanilla,
mientras las hojas caían.
Tú conduciendo rápidamente,
sólo conducir tenías en mente.
Mientras veía a otros caminar,
yo eché mis sueños a volar.
A veces te atrevías a ir más rápido,
otras dejabas pasar los autos.
Íbamos por la avenida,
aquella gran avenida
que atraviesa la ciudad,
y sentí tu mano rozar la mía
mientras el auto se detenía.
Me sacaste de mis sueños
y te vi sonreír,
me lanzaste un beso al viento
y leí en tus labios: te quiero.
Luego seguiste corriendo rápido,
y cruzamos a la autopista,
mientras el sol entibiaba las montañas
y mis sueños de futuro volaban.
Soñaba con casa y niños corriendo,
mientras tú seguías en silencio.
Íbamos rápido
y rápido se movían mis sueños,
quería contarte muchas cosas,
y afuera se veían las mariposas.
Quería contarte de los hijos que tendríamos,
quería contarte que me sentía ser alguien
cuando me mirabas con esos ojos,
esos ojos de ángel.
Íbamos por la avenida,
aquella gran avenida
que atraviesa la ciudad.
Yo iba mirando la ventanilla...
Es difícil describir
lo que ahora son sólo recuerdos,
recuerdos de alguien,
de alguien que amó.
Voy por la avenida,
esta gran avenida
que atraviesa la ciudad
y que me recuerda lo que pudo, y no fue.
Ahora sé que pasas con otra,
otra que quizás sueña como yo,
cuando estuve a tu lado mientras:
íbamos por la gran avenida,
aquella gran avenida
que atraviesa la ciudad
y se llevó los sueños
de los hijos que soñé,
esos sueños que creé cruzando la ciudad,
pareciera que fue ayer
los sueños que soñé.

27/03/13 08:09 p.m.
Continuar leyendo Íbamos por la avenida, aquella gran avenida que atraviesa la ciudad

lunes, 25 de marzo de 2013

, ,

Carta a mi maestra

Fuente: Google Images.

010. Carta a mi maestra. Colección Simplemente Waldylei. Waldylei Yépez.docx

Por y para Mirna Yépez.

Recordada maestra,

Desde hace días he querido escribirle algunas palabras, han pasado tantas cosas en mi vida, y ha pasado tanto tiempo desde la última vez que le vi, que tengo millones de historias que podría contarle.
Cuando le conocí era tan sólo una niña, mi mayor preocupación era decidir con cuál juguete habría de jugar. Recuerdo que su clase empezaba a primera hora de la mañana; habían ocasiones en que mi madre me regañaba por no despertarme temprano, o tomar tiempo en exceso para cepillarme, vestirme o peinarme. Y cuando se hacía muy tarde, ella era quien tomaba el cepillo para peinar mis cabellos, mientras me apuraba para que recogiera la mochila que estaba lista sobre el sillón y saliéramos de casa.
Recuerdo también que dormía con un osito de peluche llamado “peluchín”. Yo siempre le insistía a mi madre para que me dejara llevarlo a su clase, ella me repetía que no, y aun así yo le insistía diciéndole que en la clase teníamos juguetes para jugar, que no estaría mal si yo me llevaba mi propio juguete, que a usted no le molestaría. Recuerdo que me dijo que no podía llevar mi peluche porque estaba muy viejito y feo. ¡Yo me molesté tanto! Le había dicho a “peluchín” que era feo y eso no me gustó... ¡Era mi mejor amigo, no podía permitir que le dijeran feo! Ese día escondí a “peluchín” en la mochila, y logré llevarlo a la clase. Me di cuenta que era cierto lo que me había dicho mi mamá, los juguetes de los otros niños eran más lindos que mi pequeño “peluchín”, me sentí triste y me senté con él en un rincón, lo abracé muy fuerte y casi me pongo a llorar. Pero llegó usted, mi maestra, la mujer más poderosa del mundo para mí en esos años, y se sentó a mi lado. Me preguntó qué me pasaba, la miré con cara de preocupación, no encontraba cómo contarle. Usted me miró con mucho cariño y con tanta comprensión, fue entonces que le confesé aquello que apretaba mi pequeño e inocente corazón, la más grande de las preocupaciones que me habían atacado hasta ese momento: yo no quería que mi mejor amigo “peluchín” se pusiera triste cuando mis compañeros le dijeran que era feo, yo quería protegerlo. Usted me sonrió de una forma tan hermosa, yo sentí paz y me pidió que le prestara a “peluchín”. Se lo pasé y usted lo miró, me dijo que “peluchín” era el oso más hermoso que había visto y yo sonreí, me sentí tan feliz. En ese momento supe que mi mamá estaba equivocada cuando decía que era un oso feo, pues eso no era cierto porque mi maestra, la mujer más poderosa del mundo, la mujer que yo admiraba y respetaba tanto, me había dicho la verdad: “peluchín” era el oso más hermoso.
Recuerdo las ocasiones en que debía hacer mis tareas, mi mamá intentaba explicarme de una forma distinta lo que tenía que hacer, entonces yo discutía con ella que no, que eso no se hacía así sino como me había dicho mi maestra, porque mi maestra sí sabía cómo era que tenía que hacer la tarea y ella no. Mi maestra era mi héroe, era mi modelo... ¡Yo quería ser como mi maestra!
Reflexionando sobre esos años, me doy cuenta de la enorme responsabilidad que pesaba sobre sus hombros, nada más y nada menos que la educación de decenas de personitas en desarrollo. Sí, nosotros no podíamos comprender muchas cosas siendo unos niños aún, pero usted siempre nos trató con respeto, como personitas inteligentes que veían en usted a un ser admirable. Sí, hubo más de uno que se portó mal, y aunque parecía que le iba a sacar “canas verdes” como dicen por ahí, usted estuvo en pie de lucha cuando esa personita más le necesitó, porque recuerdo que hubo un accidente con un niño, todos nos asustamos, y usted lo tomó entre sus brazos y corrió con él al puesto asistencial y no se separó de su lado, ni siquiera cuando su madre llegó. Al correr del tiempo, también me enteré de muchas cosas que usted hizo, de mucha gente que ayudó sin esperar nada a cambio. Y con cada cosa que me enteraba, más orgullosa estaba de usted. No había forma de que yo comprendiera, siendo apenas una niña, que habían ocasiones en que nos dedicaba más tiempo a nosotros que a sus propios hijos, es por eso que ahora quiero decirle a sus hijos que les agradezco, en nombre de todos mis compañeritos, la oportunidad de que nos prestaran a su mamá para que pudiera educarnos en la escuela. Nosotros fuimos como sus hijos en aquellas horas de clases, y aprendimos mucho de ella... gracias por prestarnos el amor de su mamá.
Maestra, más que sólo dedicar unas palabras de saludo y agradecimiento, también quise escribirle para compartir con usted una gran alegría que desborda mi corazón de adulta, sí, así como la alegría inmensa que sentí cuando me dijo que mi osito era hermoso, así como sentí cuando decía que mis dibujos de rayas eran perfectos, cuando decía que me estaban quedando bien las letras aunque sólo fuesen garabatos que nadie entendía (ni yo), así de feliz me siento hoy. Maestra, quise seguir sus pasos y sé que me falta mucho para llegar a ser como usted, pero hoy he comenzado... hoy me he presentado a mi primera clase como maestra, y me he encontrado con las más hermosas personitas que jamás conocí. Mi primera reacción fue de temor, sentí una gran responsabilidad, entonces me hice la pregunta: ¿Qué haría mi maestra, mi héroe, en este caso? Y me respondí que, como siempre, usted daría lo mejor de sí, y eso hice yo: dar lo mejor de mí. Esta carta representa mi compromiso para mí misma y para mis niños, cada día me diré:
Hoy daré lo mejor de mí, como mi maestra lo hizo por mí.
Gracias maestra, por todo lo que me enseñó.
Gracias por contribuir en mi formación. ¡Muchas gracias!

25/03/13 05:13 p.m. - 05:20 p.m.
Continuar leyendo Carta a mi maestra

jueves, 21 de marzo de 2013

, ,

Carta de los desesperados

Fuente: Google Images.

009. Carta de los desesperados. Colección Simplemente Waldylei. Waldylei Yépez.docx

A quien corresponda (A ti, a nadie o a la nada),

Esta es la carta de los desesperados, aquellos heridos de amor o heridos por causa del amor, o heridos por la persona que fue su amor... da lo mismo, en el fondo hablo de nosotros, aquellos que sufrimos desesperación a veces, aquellos que esperamos lo que no deberíamos esperar, que esperamos sin esperanza aunque esta espera diga que algo de ella queda.
No sé a quién le escribo, quizás le escribo a mis iguales, aquellos que como yo sufren de nostalgia y de un montón de cosas más. Quizás les escribo para decirles que no están solos, tal vez escribo para ser esa voz que no logra describir lo que están sintiendo en este momento, quizás mis manos son la voz de las decenas o cientos que sienten como yo estoy sintiendo.
Sí, en mi camino ya he encontrado más personas que viven lo que yo, a veces les escucho y me gustaría decirles tantas cosas, pero en ese instante no me atrevo hacerlo. He decidido escribirlo, nunca antes había escrito en mi vida, nunca antes había escrito mis vivencias y pesares. Pienso que a nadie le importará, y aun así lo escribo porque a mí sí me importa.

Amigo/a desesperado/a,

En cierta forma, me afecta ver mi caso reflejado en tu caso. Sí, sé que tu relación ha acabado, y que, al igual que yo,  no tienes todo claro. Sé de tu dolor, de ese dolor que causa que la otra persona no sea capaz de decirte algo definitivo, y eso te ha dejado sin entender, con la cabeza llena de suposiciones, sintiendo que el otro aún siente algo especial y aun así actúa de forma injusta, de una forma que te daña y no es capaz de darse cuenta. ¿Cuántas veces has pensado "no sé qué le pasó"? ¿De sentir que todo puede arreglarse con voluntad, y en vez de acciones en pro de arreglarlo recibes justo lo contrario? Sí, y sigues pensando más cosas y sigues decepcionándote, no terminas de comprender nada... Piensas en todas las cosas buenas y en las malas que pasaron juntos, en los años y lo que se ha construido, pero pareciera que al otro no le importara, pareciera que sólo le importa él/ella mismo/a... Y nosotros nos quedamos tristones sin saber qué diablos pasa, con ganas de mandar todo a la basura, y aun así aferrándonos a todo porque no se quiere soltar nada. Esperas con ansías el momento en que se arregle todo, que llame, que se converse y esta vez conversar de verdad, sin discusión y esperando entendimiento. Sí, a veces hay esperanzas de que eso pase, y otras veces llegas al otro punto donde no parece haber esperanza de nada. Qué horror. Qué desolación. ¡Qué profunda es la herida en el corazón!
Sé lo que vives. Sé que a veces es difícil dormir por las noches, y que en los momentos más terribles creíste perder la cordura. Sé que hay ocasiones en que no comes bien, que te la pasas preguntándote por ese amor malogrado; te preguntas si aún te recuerda o si ya te ha olvidado, y te respondes que no, que no es posible que te haya olvidado porque tú le recuerdas aún... pero te invade la duda, caes en el abismo nuevamente, la ansiedad se apodera de ti y vuelve la desesperación. ¡Cómo es posible que se haya olvidado de este gran amor! De este gran amor que parece ya no existir más... Te aferras, te aferras al único salvavidas que queda mientras te amenaza ese océano, el océano que pretende arrancarte la vida, pero en verdad fue el amor quien ya te la arrancó. Crees que ese amor aún está vivo, lo quieres creer porque no soportas la idea de que todo se haya acabado así: sin explicación, sin razón y con sólo silencio. ¡No, no se puede aceptar esto! Te repites y te repites.
Sé lo que vives. Recuerdo cada instante a su lado, lo recuerdo con dolor. Recuerdo sus palabras, recuerdo aquello que llamamos “nuestros planes”, lo recuerdo con tristeza y desilusión. A veces sólo siento decepción. He visto cómo a veces algunos de nosotros, los más desesperados, se hunden en el alcohol. Yo me hundí en depresión. A veces los sueños que uno tiene, no son sueños de dos. ¡Cómo duele darse cuenta de eso! ¡Qué atroz!
Y la vida continúa, los demás te ven como si nada. Debes sonreír y aparentar estar bien, aunque en verdad estés con el interior deshecho, con ese gran dolor en el pecho. Quisieras llorar sin parar, hasta el punto en que te das cuenta que se te acabaron las lágrimas, porque sí: las lágrimas se acaban, aunque la tristeza siga y tu interior se desgarra.
Ríes, cantas y bailas, realmente puedes ser un gran actor cuando te toca actuar, pero cuando estás a solas vuelves a pensar en tantas cosas. Vuelves a pensar en lo que fue y ya no será, y sin embargo, por instantes, te guardas la secreta esperanza de que te vuelva a buscar. Es difícil comprender cuando el gran amor de tu vida ya no quiere ser más lo que fue; es difícil aceptar que, para quien tanto amaste, ya no eres nada; que tiene derecho a elegir con quien estar, y ese alguien ya no eres tú. Que ya tú no representas su felicidad, y que su más grande deseo es que le dejes ir, que le dejes en paz... Sí, ¿duele verdad? Duele que a uno le hablen tan claro, quizás yo te hablo como él/ella no pudo hablarte, como a mí no pudieron hablarme aunque lo hubiese preferido así. Hubiese preferido que asesinaran mis sueños de amor de un solo golpe, y no cruelmente y de a poco como realmente pasó.
El amor efectivamente puede matar, porque como dice El Cantar de los Cantares “el amor es tan fuerte como la muerte”. Quizás no mate físicamente, pero sí lo hace emocional y psicológicamente. A veces lamento que algunas personas no se den cuenta de eso. A veces lamento que ya no exista aquello que fui antes. A veces lamento haberte conocido, y otras veces sólo me gustaría estar contigo. No puedo amarte ni odiarte, ¡vaya! ¡Qué desilusión me dejaste!
Esta es la carta de los desesperados, aquellos que no entendemos qué diablos le pasó al amor de su vida. Aquellos que no podemos entender por qué nos han causado tanto daño, con ese silencio en el cual nos hundieron, con esa distancia que nos impusieron, con esa traición que no merecíamos...
Esta es la carta de los desesperados, tendrá que perdonar que el final no sea el más bonito, tendrá que perdonar si siente mi desespero al escribir todo esto, pero soy un desesperado más de la vida y tal vez sólo eso puedo reflejar ahora... la gran desesperación en la cual me ha dejado el amor, la desesperación en la que está sumido mi corazón...
Quizás sólo eso puedo dar ahora: desesperación, desesperación por causa de tu amor...

20/03/13 03:52 p.m. - 21/03/13 12:52 a.m. - 12:07 p.m.
Continuar leyendo Carta de los desesperados

sábado, 16 de marzo de 2013

, ,

Me enseñaste

Fuente: Google Images.

008. Me enseñaste. Colección Simplemente Waldylei. Waldylei Yépez.docx

Desperté enumerando,
enumerando las cosas que me enseñaste.
Entre ellas,
me enseñaste a besarte,
me enseñaste a soñarte
y también a buscarte.
Me enseñaste tantas cosas,
tantas cosas la verdad.
Lo que no sabía
es que me enseñarías
cosas que destruyen y desgarran,
cosas que parten el corazón,
la risa y la calma.
No sabía,
no sabía que te convertirías
en lo que tanto criticaste.
No sabía,
no sabía que te irías
con mi corazón en tus manos,
apretándolo para asfixiarlo,
para destruirlo y botarlo
pues ya no te servía...
¿Quién lo hubiese imaginado?
Te convertiste en lo que "nunca" serías.
No sabía,
realmente no sabía,
no sabía quién eras
aunque un día lo creí,
aunque un día te creí.
Me enseñaste que se puede morir por amor,
aunque yo siga caminando por las calles.
Me enseñaste a creer en tu piel de oveja,
y no ver los ojos del lobo, debajo de las cejas.
No sabía,
realmente no sabía,
no sabía que tu cara de "niño"
pudiese ser tan peligrosa,
no sabía que pudiera marchitar una rosa.
¡Y yo que tanto busqué protegerte!
No sabía que era yo
quien debía protegerse.
Lo supe muy tarde,
cuando por fin buscaste ser lo que eras:
quien me hizo creer en el amor
y después me lo quitó,
me lo quitó de buenas a primeras.
Te felicito, has ganado.
Espero que te sientas satisfecho,
me has deshecho.
¿Qué se siente lastimar a alguien?
¿Qué se siente lastimar a alguien que te amó?
Supongo que debes estar muy feliz con tu premio,
con tu traición.
Supongo que debes tener la conciencia muy tranquila,
qué decepción.
Hoy desperté,
desperté enumerando las cosas que me enseñaste.
También recordé todas las veces
que te dije que eras "lo mejor que me había pasado",
si hubiese sabido todo esto en ese tiempo,
hubiese preferido que "nunca me pasaras".
Pero no sabía,
realmente no sabía que en esto te convertirías.
Felicidades por destruir mi corazón,
felicidades por enseñarme que no vale la pena esperarte,
buscarte o soñarte.
Nunca fuiste lo que dijiste que eras,
ya no eres para mí el cielo, la luna o las estrellas.
Te convertiste en lo que jamás pensé,
el hombre que destruyó
mi amor, mi vida y mi ser.
Felicidades señor lobo,
logró que todo resultara a su antojo...

16/03/2013 03:29 p.m. - 03:41 p.m.
Continuar leyendo Me enseñaste

jueves, 7 de marzo de 2013

, ,

Lágrimas de un pueblo

Fuente: Wikimedia.


007. Lágrimas de un pueblo. Colección Simplemente Waldylei. Waldylei Yépez.docx

Hoy he salido a la calle
y sólo tristeza he encontrado.
Mi bandera a media asta
reposa allí calmada.
La cara que expresa dolor,
el dolor cruel,
la vi llorando,
la vi ayer.
Llora mi pueblo,
hay dolor en su pecho.
Y es que éste es mi pueblo,
mi pueblo el que llora
por el hermano caído,
por todos los que se han ido.
Éstas son las lágrimas de mi pueblo querido.
Hoy he salido a la calle
y sólo tristeza he encontrado.
Mi bandera a media asta
reposa allí calmada.
Amarillo de ideas claras,
azul del mar y las estrellas blancas,
rojo por la sangre derramada
de aquellos que lo dieron todo
por ésta, su tierra amada.
Hoy he salido a la calle
y la tristeza que invade
me ha conmovido.
He visto y sentido
las lágrimas de un pueblo
que se siente caído.
Pero hay que recordarle al pueblo
que aún tiene patria,
que mientras los pies avanzan,
la mirada se levanta.
Hoy he salido a la calle,
y las lágrimas de un pueblo
me han apretado el pecho.
¡Gloria al bravo pueblo, carajo!
¡Que ahora es que queda patria!
Gloria a mi pueblo querido
que ahora más que nunca está vivo,
este pueblo que aunque dolido...
sigue avanzando en el camino.

07/03/2013 10:33 a.m. - 10:42 a.m. - 10:56 a.m. Dedicado al pueblo venezolano.
Continuar leyendo Lágrimas de un pueblo

domingo, 3 de marzo de 2013

, ,

No sé por qué sigo soñando contigo

DSC_6940
Fuente: Flickr de :DarkisX:

006. No sé por qué sigo soñando contigo. Colección Simplemente Waldylei. Waldylei Yépez.docx

No sé por qué llegas a mis sueños
y te apareces en ellos.
No sé por qué aún busco comunicarme contigo,
y siempre obtengo la misma respuesta: te vas.
Antes me dejabas plantada
y te alejabas de mi mirada,
yo quedaba como loca, desesperada,
no sé por qué no me escuchabas.
Ahora simplemente dejo que te vayas,
ya no te veo
pues te apareces hablando por teléfono,
aunque siempre es lo mismo: te vas.
No sé por qué sigo soñando contigo
si se supone que hace mucho te fuiste,
me dejaste.
No sé, la verdad no lo sé,
lo que sí sé es que cada vez
me dueles menos.
Antes yo quedaba como loca, desesperada,
ahora sólo dejo que te vayas.
Quizás estoy dejando de amarte
como aquel día que dejaste de amarme a mí,
ese mismo día que te vi partir,
tal vez llegó el día en que yo debo partir.
No sé por qué sigo soñando contigo,
pero ya no quiero soñarte,
quiero despertar y mirar por mi ventana
la linda mañana,
la linda mañana que me espera.
No sé por qué sigo soñando contigo,
pero siento que pronto dejaré de hacerlo.
Seguiremos, tú por tu lado y yo por el mío,
así como quisiste que fuera,
como quisiste que fuera...

03/03/2013 12:44 p.m. - 12:49 p.m.
Continuar leyendo No sé por qué sigo soñando contigo